La administración de Andrés Manuel López Obrador inició con una gran confianza de los consumidores mexicanos, que en diciembre tuvo un fuerte repunte, superando incluso el ritmo de crecimiento de julio como efectos del resultado electoral.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Banco de México (Banxico), el índice de confianza del consumidor se ubicó en 108.6 puntos en diciembre de 2018, el nivel más alto en varios años, que significó un repunte de 22.7% respecto al mismo periodo del año pasado, con un ritmo de alza incluso mayor al observado tras las elecciones de julio pasado y el segundo más alto en términos históricos, solamente superado por el 22.9% de enero 2018 que se benefició por un efecto de base positivo.

Todos los componentes que forman el índice registraron avances significativos, en especial los de expectativas de hogares y el país. En particular, el primero creció 17.5% y el segundo 68.4%, ambos en nuevos máximos históricos.

Para los analistas de Banorte, “este desempeño se explica en buena medida con el inicio de la nueva administración federal (1º de diciembre) y el anuncio de un fuerte aumento del salario mínimo a partir de 2019 (17 de diciembre)”. Por su parte, los índices de condiciones actuales de los hogares y el país subieron 1.9% y 4.7%, respectivamente.

“La confianza del consumidor podría permanecer más fuerte de lo esperado en los próximos meses. Contrario a nuestras expectativas, el fuerte repunte de la confianza sugiere que ésta podría mantenerse significativamente por encima de su promedio de largo plazo por mayor tiempo. Si bien seguimos creyendo que la confianza caerá en los próximos meses, probablemente será a un menor ritmo al esperado previamente. En particular, pensamos que el efecto positivo del optimismo electoral retomará la tendencia a la baja que observamos en los últimos meses, sobre todo en lo que se refiere al componente de expectativas del país”, afirmaron los expertos de la institución financiera.

Asimismo, opinaron que en términos generales y a pesar de este reporte, creemos que la confianza ya alcanzó su punto máximo del ciclo y es probable que presente una baja gradual en los próximos meses. Sin embargo, los fundamentales para el consumidor siguen siendo positivos, lo que ayudará a soportar los niveles de confianza en niveles elevados en comparación con su desempeño histórico de largo plazo.