|  

Ante el cambio climático y las probables pandemias futuras, debe considerarse el incrementar la eficiencia de la infraestructura nueva y existente.

6 No me gusta2

De acuerdo con ONU Hábitat, las ciudades son actores principales en la promoción del desarrollo sostenible, y la pandemia les ofreció la posibilidad de reconstruirse bajo criterios de sostenibilidad e inclusión, lo que detonaría el desarrollo de las Smart Cities.

Para especialistas de KPMG en México, ante el cambio climático y las probables pandemias futuras, gestionar el crecimiento las ciudades es un tema crítico, ya que existe el reto de incrementar la eficiencia de la infraestructura nueva y la existente.

El éxito de una ciudad de este tipo depende de ciertas variables, como el diseño centrado en el ciudadano, despliegue óptimo de tecnología, transparencia y eficiencia, y residentes involucrados, informados y conectados, menciona Carlos Millan, socio del área de Global Strategy Group de KPMG en México.

La operación de ciudades mexicanas reconocidas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como Smart Cities -Guadalajara, Chihuahua y Ciudad de México-, está guiada por el uso de dispositivos y datos; una comunicación eficiente; el análisis mediante tecnología; y la acción o toma de decisiones oportunas.

Un análisis de KPMG indica que una ciudad inteligente y sustentable cuenta con al menos ocho pilares esenciales, los cuales a su vez están centrados en el ciudadano y se soportan en procesos y tecnología eficiente:

 

 

Millan aclara que la necesidad de una urbe de desarrollar capacidades inteligentes está ligada directamente al crecimiento demográfico, así como a la habilidad del gobierno de optimizarla y distribuir equitativamente los servicios.

En el caso de México, las ciudades con mayor necesidad de crear soluciones inteligentes para poder cumplir, a pesar de sus limitaciones, con la provisión de servicios públicos, educación y atención médica son cuatro con extensa población: Ciudad de México, Puebla, Guadalajara y Monterrey.

Es importante destacar que este modelo también puede ser adoptado por ciudades con poblaciones menores, para que de una manera proactiva y anticipada construyan su ruta hacia convertirse en una smart city, indica el especialista en un comunicado.

Para acceder a los beneficios y liberar el potencial de una ciudad inteligente y sostenible es esencial que la definición estratégica, el desarrollo y despliegue de iniciativas considere los siguientes factores de éxito:

 

 

En junio pasado, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) emitió una lista con 13 ciudades que promoverá como inteligentes, entre ellas Aguascalientes, Mérida, Morelia y Xalapa; la idea es apoyarlas con procesos de implementación y desarrollo de iniciativas que mejoren su infraestructura y servicios.