Se prevé que el mercado mundial de artículos de lujo aumente de 309 mil 600 millones de dólares en 2021 a 382 mil 600 millones de dólares en 2025, con una tasa anual del 5.4%.

10 No me gusta8

Las flagship store son los locales que representan la cultura de una marca, que ofrecen a sus clientes experiencias ─más allá de la compra de productos o servicios─ y refuerzan su imagen. Cuentan con una gran superficie y generalmente se ubican en edificios emblemáticos o, al menos, en zonas representativas de una urbe, caracterizándose por cuidar estética y diseño.

Ahora, con la digitalización postpandemia, las ‘tiendas insignia’ buscan incorporar tecnologías de última generación, con probadores interactivos y sistemas automatizados de entrega.  En otras partes del mundo añaden servicios de cafetería, supermercado e incluso, hotel en algunas.

En busca de experiencias

Pese a que en la CDMX se dio el caso de diversos cierres en la emblemática calle Presidente Masarik, en Polanco, a nivel mundial se han presentado cambios para su resurgimiento, debido al auge en las compras online.

El papel de las flagship a pie de calle ha cambiado. “Los consumidores han aumentado el número de sus compras online, así que no es suficiente que una tienda física sea solo un lugar para realizar una transacción. En su lugar, ahora debe servir como un entorno de creación de marca. En ella, los clientes pueden tener experiencias especiales que no se pueden replicar en canales digitales”, señala la consultora McKinsey.

Italia, España y México: apuestas

El sector que más apuesta por las flasghips, contra todos los pronósticos, es el de moda y complementos. La tienda se convierte en el escaparate perfecto para las marcas. Buscan posicionar su imagen, con la diferencia que al cliente ofrecen la última tecnología para una experiencia de compra inmersiva.

En 2021, por ejemplo, la española Inditex ya incluye innovaciones en sus últimas tiendas insignia, como la de Zara en Milán, a través de un espacio de 3,500 m2con la reinauguración de un edificio construido en 1941.

“Es una tienda única. Presenta un diseño arquitectónico excepcional en un marco llamativamente singular. A la vez que incorpora las últimas tecnologías orientadas a satisfacer las nuevas experiencias de compra del cliente”, señala Pablo Isla, presidente de Inditex.

Cuenta, entre otras innovaciones, con un sistema automatizado de recogida de pedidos capaz de gestionar 900 paquetes de forma simultánea. La tienda también incorpora probadores con espejos interactivos equipados con RFID, capaces de identificar las prendas que interesan a clientes y ofrecen consejos sobre cómo combinarlas.

En junio, Inditex también abrió otra flagship de Zara en pleno centro de Madrid. En el conocido Edificio España, situado en la céntrica Plaza de España, que cuenta con 8,000 metros cuadrados en cuatro plantas, en las que lanzaron su marca Zara Beauty, la nueva línea de belleza. 

Regresando a la CDMX, en la Avenida Masaryk 310, la nueva flagship de The North Face inauguró su nuevo espacio de 440 metros con un concepto lifestyle que combina serenidad de los tonos negros con la calidez de sus maderas.

La tienda cuenta con una terraza para vivir un tiempo de relajación en uno de los puffs disponibles, rodeado por vegetación natural.

 

 

Segmento en alza paulatina

Según Statista, el mercado mundial de artículos de lujo aumentará de 309 mil 600 millones de dólares en 2021 a 382 mil 600 mdd en 2025, con una tasa anual del 5.4%, todo ello, a pesar de que los recortes en el gasto y un clima de incertidumbre desencadenado por el COVID-19; se espera el resurgimiento del gasto en China y el creciente dominio en el consumo de millennials y la Generación Z. 

Se prevé que Asia sea testigo del gasto más alto, con China, seguidos de Europa, América del Norte, América del Sur, África y Australia, y Oceanía.

Aunque las ventas online de lujo están ganando cuota de mercado en todo el mundo, la importancia de la tienda física aumenta de manera cualitativa.  Curiosamente, las empresas de lujo nacidas de la tecnología digital ahora están abriendo tiendas físicas para aumentar el tráfico a sus tiendas de e-commerce, mejorar la legitimidad de la marca, proporcionar el toque y la sensación que falta en una tienda en línea, pero priorizando la salud.

Lujo 4.0

Según Statista, ahora “está surgiendo un modelo general de lujo 4.0, que se caracteriza no solo por el crecimiento del canal de ventas en línea, sino también por la digitalización de todo el viaje de compras de lujo de un consumidor”.

La firma de análisis prevé que las marcas a observar serán en el futuro Burberry, Coty, Estée Lauder, Hermès, Kering, L'Oréal, LVMH y Swatch Group por sus innovaciones en puerta

El reporte Statista Consumer Market Outlook confía en que la participación aumente de manera lenta pero constante, para llegar a representar 14% de todos los ingresos para 2023. Los primeros jugadores digitales como Net-a-Porter (net-a-porter.com) o Farfetch también han surgido en el segmento de lujo y demuestran que vender productos de alto precio a través de canales en línea puede conllevar éxito. 

El segmento de mercado de artículos de lujo incluye línea personal como relojes y joyas, indumentaria y calzado, gafas, cosméticos y fragancias con algunas variaciones en vino y bebidas espirituosas, comida, mobiliario, viajes, coches de lujo y producción artesanal, pero a pequeña escala.

Con información de Statista, hablemosdeempresas.com, BlackSip, woman.es y Robb Report