Los negocios tienen que ofrecerles una experiencia positiva para que regrese a buscar la marca, sea en punto de venta físico o virtual.

2 No me gusta0

De acuerdo con un estudio, en el primer trimestre del año, los consumidores prefirieron comprar menos veces, realizar compras cerca del domicilio o sin salir de casa y acudir a espacios confortables para encontrar la mayor cantidad de opciones de categorías y marcas.

La consultora Kantar refirió que en este periodo, los hábitos de consumo de los mexicanos continuaron evolucionando de acuerdo con la situación económica y de salud que se viven en el país a causa de la pandemia derivada del Covid-19.

Así, la categoría de alimentos para preparar en casa y lácteos se posicionó como la más beneficiada entre las compras, mientras que cuidado del hogar y bebidas sufrió una disminución de la demanda de este tipo de productos en el hogar.

Para Francisco Martínez, director de Teamcore México, las restricciones que prevalecen en el país por la emergencia sanitaria siguen llevando a los mexicanos a comprar más artículos cada vez que van al punto de venta físico, con la finalidad de salir lo menos posible de casa.

“Además, otros están optando por recurrir a tiendas o supermercados online, donde pueden adquirir sus productos sin exponer su salud. Esta situación obliga a las marcas a tener disponible en el anaquel físico o virtual lo que el consumidor necesite”, dijo el directivo citado en un comunicado.

Y ante la constante evolución de la forma de comparar de las personas, los negocios tienen que esforzarse al máximo y ofrecerle una experiencia positiva al usuario y que esto lo motive a regresar a buscar la marca en su próxima visita al punto de venta físico o virtual.

Uno de los desafíos que deben atender es la disponibilidad y abasto, pues necesitan implementar la metodología recurrente y escalable para monitorear y mejorar el  OSA (on shelf availability), referente a que los productos estén disponibles en el anaquel al momento de que el consumidor realice la compra.

“El 47% de las personas que no encuentra los productos, no capitaliza la compra, ni siquiera con algún sustituto, lo cual genera un problema de lealtad con las marcas y es probable que el consumidor ya no regrese a la tienda si de manera constante no encuentra los productos deseados”, comentó Martínez.

Si este indicador no se monitorea, añadió el director de Teamcore México, puede generar un 12% de venta perdida para las empresas, por lo que es de suma importancia conocer de manera periódica y consistente cómo se encuentra la disponibilidad en el anaquel para mejorarla.

Otro reto al que deben prestar atención las marcas es el e-commerce, ya que es un canal emergente que tuvo un crecimiento promedio en América Latina, entre 2019 y 2020, del 300%. Las compañías tuvieron gestionar de manera eficaz los negocios con mirada omnicanal, tanto en tienda física como en digital.

El análisis de datos y la complejidad también son retos, ya que deben tener herramientas para procesar la información y accionar de manera oportuna para no perder la agilidad en el análisis, así como la gestión de miles de productos y la coordinación del personal propio y externo.