La pandemia del coronavirus causó cambios que serán permanentes en la demanda por espacios inmobiliarios del sector logístico, los cuales están siendo impulsados principalmente por el aumento del comercio electrónico, aseguró Prologis, firma de bienes raíces logísticos basada en Estados Unidos.

2 No me gusta0

En su reciente informe Forever “Altered: The future of logistics real estate demand” abunda que ante el cambio de participación del comercio electrónico de las tiendas físicas se demandarán, al menos, 125 millones de pies cuadrados de espacio adicional requerido anualmente hasta 2025 en los mercados de Estados Unidos y Europa. 

Agrega que el comercio electrónico requiere más de tres veces el espacio de las operaciones tradicionales porque todo el inventario se encuentra en un almacén. Además, los menús de productos en línea tienen más variedad y pueden experimentar una mayor volatilidad en las ventas, lo que requiere un espacio incremental.

Sus proyecciones son que el e-commerce global aumentará 150 puntos básicos por año durante los próximos cinco años, por lo que estima que habrá necesidad de aumentar los inventarios, que crean la necesidad de 57 millones a 114 millones de pies cuadrados de espacio adicional anualmente durante un lapso de cinco años.

Tan solo el año pasado, la penetración global del comercio electrónico aumentó a un ritmo acelerado, hasta 390 puntos básicos, lo que representa cinco años completos de adopción, según el informe. Y, además, representó el 20% de todas las ventas minoristas el año pasado en comparación con el 4% observado en 2011.

“Las inversiones en innovación y en la cadena de suministro realizadas durante o después de la pandemia deberían aumentar la competitividad de las opciones en línea. Esto es especialmente cierto para los segmentos con baja penetración del comercio electrónico antes de la pandemia, como los supermercados y las mejoras para el hogar”, indicó el Prologis Research.

Crece necesidad de inventario

También existe la expectativa de que muchas cadenas de suministro buscarán operar con niveles de inventario entre un 5% y un 10% más altos de lo normal en un esfuerzo por evitar los desabastecimientos que se experimentaron recientemente. 

El informe también señaló que muchos inquilinos ahora están dispuestos a pagar alquileres más altos a cambio de ubicaciones ideales. Los alquileres solo representan el 5% de los costos totales de la cadena de suministro en comparación con el transporte, que puede tomar hasta la mitad del presupuesto. Las cadenas de suministro sofisticadas ven la ubicación del almacén como una ventaja competitiva y menos como un gasto.

“Las megatendencias demográficas, económicas y tecnológicas continuarán impulsando el futuro de la planificación de cadenas de suministro y minoristas, aumentando la tasa de crecimiento estructural a largo plazo de la demanda de bienes raíces logísticos durante la próxima década y más allá”, indica el informe.

Otra tendencia es que las mejores prácticas de logística se están volviendo globales, con la resiliencia de la cadena de suministro probada a medida que las empresas se expanden a nivel mundial, lo que lleva a la necesidad de existencias modernas y redes descentralizadas y junto con una clase de consumidores en aumento se espera que lleve a la necesidad de tres a cuatro mil millones de pies cuadrados, o más, o existencias logísticas modernas durante el próximo ciclo.