Fibra Monterrey, dedicado al arrendamiento de espacios de oficinas e industriales, dio a conocer que comenzó a implementar un plan de construcción, reconversión y reposicionamiento de algunas de sus propiedades.

1 No me gusta0

A principios de este mes expuso que dicho proyecto es a largo plazo y lo emprende con el objetivo maximizar el valor de sus propiedades improductivas o subutilizadas.

Sin abundar, dijo que buscan mantener espacios para “el arrendamiento de última generación, adecuados a las futuras necesidades de las empresas y soportados por una fuerte infraestructura tecnológica que permitirá experiencias únicas y diferenciadas”.

Fibra Monterrey tiene un portafolio actual compuesto por 59 propiedades, que incluyen 35 para uso industrial, 18 para uso de oficinas y seis para uso comercial, con un total de área bruta rentable de 713,925 metros cuadrados.

“Dentro de la administración de nuestros inmuebles, estamos preparando algunas posibles disposiciones no estratégicas y reposicionamientos que nos permitirán mejorar la calidad del portafolio para los retos de largo plazo que presentan los mercados”, dijo el director general del Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces, Jorge Avalos Carpinteyro.

En su reciente informe financiero expuso que ante la incertidumbre respecto a cuánto durará la pandemia de Covid-19, cuál será su magnitud y los cambios en los estilos de vida, harán un análisis profundo y adecuaciones a su estrategia de negocios para los próximos años.

Bajo este escenario decidieron detener las adquisiciones “hasta tener una mejor visibilidad sobre el impacto en los distintos sectores económicos y su repercusión en los precios y tasas de capitalización en las propiedades de inversión”.

No obstante, el directivo se mostró optimista con el inicio de la vacunación a escala mundial, ya que ayudará a reactivar la economía, generando un regreso escalonado al trabajo presencial.

“Este fenómeno (pandemia de Covid-19) ha cambiado la manera en que trabajamos (y) tenemos la responsabilidad y el compromiso de adaptarnos a un entorno más flexible, más digitalizado, más responsable con el medio ambiente y con la sociedad, más seguro y cada vez más orientado a los usuarios de nuestros espacios de oficinas y naves industriales”, aseguró Avalos Carpinteyro.