|  

Diversos almacenes localizados en la unión americana han decidido cerrar sus puertas de forma definitiva ante el golpe recibido por el nuevo Coronavirus.

0 No me gusta0

La crisis del nuevo Coronavirus ha golpeado con fuerza al sector del comercio minorista en Estados Unidos y, con particular dureza, a los grandes almacenes y tiendas de ropa. Un ejemplo es que Lord & Taylor, que tiene los más antiguos almacenes y con al menos 40 unidades en el país, se ha declarado en bancarrota.

La firma, cuyos orígenes se remontan a 1826, ya pasaba por problemas desde hace años ante el crecimiento de las compras online. Y aunque fue adquirida el año pasado por la francesa Le Tote, se vio obligada a vender su emblemática tienda de la Quinta Avenida, en Nueva York, donde había estado durante más de un siglo.

Asimismo pasó con Tailored Brands, propietaria de las tiendas de ropa Men’s Wearhouse, que se sumó a la lista de compañías estadounidenses del sector moda que se han visto superadas por la pandemia del virus, que obligó a diversas compañías a cerrar sus puertas.

El domingo la firma anunció que presentó una solicitud para protección por bancarrota en Texas, donde tiene su sede, aunque continuará operando sus tiendas, que incluyen la cadena JoS A. Banks y otras. Cabe mencionar que también se han declarado en quiebra J. Crew, Ann Taylor, Neiman Marcus, Brooks Brothers, la marca de ropa más antigua del país o los grandes almacenes JC Penney.