|  

Uno de los elementos que ha favorecido la creciente accesibilidad al crédito hipotecario es el costo del mismo, pero no siempre se mide adecuadamente.

8 No me gusta1

Durante los últimos dos años hemos hablado sobre los niveles mínimos históricos que han alcanzado las tasas de interés promedio del crédito hipotecario; sin embargo, esta variable es una parte importante del costo total de este tipo de financiamiento, pero no es el único.

A la tasa de interés se le debe de incorporar otra serie de variables o factores que el cliente debe pagar, como son las comisiones del crédito, los seguros que van adheridos al créditos, entre otros.

Por lo tanto, la forma adecuada para determinar el costo del crédito es a través del Costo Anual Total, que se conoce como CAT.

De acuerdo con Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera de Citibanamex, “el Costo Anual Total (CAT) es un indicador que permite comparar el costo de un producto financiero, que además de la tasa de interés, considera otros conceptos como comisiones, anualidad, seguros, entre otros”.

Casi todos los clientes de la banca compara las tasas de interés de los créditos hipotecario, pero lo más adecuado es comparar el denominado CAT para saber cuál es el más barato. De acuerdo con la última edición de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), 8 de cada 10 personas no compararon sus productos financieros antes de adquirirlos.

Y es que no necesariamente la tasa de interés más baja representará el costo hipotecario más barato, toda vez que cada producto tiene diferentes costos en sus accesorios. Por ejemplo, algunos no cobran ciertas comisiones o bien los seguros son menos costosos y al final un producto con una tasa de interés más alta, al final podría tener un CAT menor que otros productos.

El CAT que publican las instituciones financieras, generalmente aparece en la publicidad de los productos y suele decir: “Este Costo Anual Total es reportado con fines informativos y para su cálculo toman como base la tasa de interés promedio del producto”.

El directivo de Educción Financiera de Citibanamex afirma que “el CAT real es personalizado y esto se debe a que las instituciones financieras otorgan diferentes condiciones que dependen de factores como: perfil de riesgo, historial crediticio, nivel de endeudamiento, entre otros. Así podemos tener el mismo producto financiero que otras personas, pero con diferentes condiciones”.

Agregó que “conforme una persona tenga un mejor historial crediticio, las instituciones financieras suelen ofrecer mejores condiciones en sus productos, como puede ser tasas de interés más bajas y, por lo tanto, un CAT más bajo”.

Asimismo, recomienda que además de entender el CAT, es importante conocer los beneficios que cada producto financiero ofrece, de esta manera podrás elegir el que mejor responda a tus necesidades.

Por citar un ejemplo, en el cuadro comparativo que publica la revista impresa y digital Real Estate Market & Lifestyle, se puede observar como un crédito de un millón de pesos a tasa fija, Banorte a través de su producto Hipoteca Fuerte Banorte ofrece una tasa de interés de 8.5%, pero el CAT es de 11%. En el caso de Santander con su Hipoteca Free, la tasa de interés de 10.65% se convierte en un CAT de 10.7%; cada producto con sus condiciones particulares.