Se calcula que la reactivación de la operación, tan solo de las oficinas clase A de los corredores en la Ciudad de México, generaría 531 mil empleos e impulsará la recaudación de impuestos por nóminas y predial, además de reactivar el comercio y restaurantes en los alrededores de estos centros de trabajo. Asimismo, la asociación prevé que el regreso a la actividad podría detonar inversiones de más de 12 mil millones de dólares.

1 No me gusta0

La contingencia sanitaria ocasionada por el Covid-19, propició que, a comienzos del año pasado, casi todos los países del mundo declararan la suspensión de actividades no esenciales y México no fue la excepción.

Fue hasta mediados de mayo de 2020, que como parte del trabajo realizado por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) en conjunto con el gobierno federal y otros organismos empresariales del sector, se decidió incorporar a la construcción dentro de las actividades esenciales como parte de su estrategia para el levantamiento progresivo de las medidas de contención frente al Covid-19.

Desafortunadamente, y a pesar del hecho de que las oficinas de los socios ADI siempre se mantuvieron abiertas (aunque no era permitido trabajar en ellas), la lenta reactivación dentro de los espacios tuvo un fuerte impacto en el sector y ha provocado que muchas empresas tengan que realizar recortes de personal e incluso consideren declararse en quiebra.

  

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Mérida,Yucatán,Inversión,Reactivación de las oficinas, eje de la recuperación económica, Reforma 432. Reforma 432.

 

En la Ciudad de México, donde se concentra entre el 80 y el 90% del inventario total de oficinas de todo el país, hasta abril de este año, todavía se encontraban desocupados 2.6 millones de metros cuadrados de oficina clase A, B y C, y se han perdido más de 44 mil empleos formales generados por las oficinas. En contraste, se calcula que la reactivación de la operación tan solo de las oficinas clase A de los corredores en la ciudad, generaría 531 mil empleos.

Las compañías que alquilan la mayor parte de los metros cuadrados de estos espacios generan aproximadamente el 30% del Producto Interno Bruto (PIB) de la Ciudad de México. Son grandes empresas que se dedican a ofrecer servicios financieros, seguros, empresas de consumo, servicios profesionales, así como corporativos nacionales e internacionales.

Este cierre por la pandemia no solo dañó a dueños y arrendatarios de las oficinas; indirectamente afectó a 10 mil 840 comercios, restaurantes y hoteles que operan alrededor de los inmuebles y que dan empleo, tanto formal como informal, a más de 230 mil personas, mismas que dependen de esta actividad económica para sobrevivir.

Desde un punto de vista recaudatorio, la Ciudad de México recibió en 2019, solo por el sector de oficinas, 7 mil 600 millones de pesos en impuestos sobre nómina y 7  mil 500 millones de pesos en predial, mismos que, por el confinamiento y la pérdida de empleos, se ha visto disminuido.

Este escenario ha provocado que la CDMX pierda atractivo como sede para los corporativos frente a estados como Jalisco, Nuevo León y Querétaro, que por su cercanía a la ciudad o por su estrategia de reapertura, comienzan a ser una opción viable para las grandes empresas.

Desde el comienzo de la declaración de emergencia sanitaria y el confinamiento, la ADI ha colaborado con los tres niveles de gobierno para ayudar e impulsar la reactivación de la industria, posicionando al gremio como motor de la recuperación económica del país y de la Ciudad de México, donde el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) fue fundamental.

 

1. Planeación.

2. Seguridad.

Para prevenir y proteger a los trabajadores y visitantes.

3. Ventilación.

4. Limpieza.

En áreas comunes dentro de los edificios como en cada oficina.

5. Comunicación.

Para mostrar el estricto cumplimiento de las medidas de higiene y seguridad.

 

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Mérida,Yucatán,Inversión,Reactivación de las oficinas, eje de la recuperación económica, Mercado inmobiliario de oficinas. Mercado inmobiliario de oficinas.

 

Aplicación de protocolos

Como parte de sus propuestas en la capital del país, la ADI, junto con la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) y la Agencia de Protección Sanitaria (APS) del gobierno de la Ciudad de México, crearon un protocolo de medidas sanitarias, con el objetivo de prevenir la propagación del Covid-19 en las oficinas y que tanto empleados como empleadores recuperen la confianza de asistir a los centros de trabajo.

Este protocolo, que cumple con los más altos estándares de seguridad sanitaria recomendados por las autoridades nacionales e internacionales, consta de cinco ejes. Fig. 1

Considera además el transporte de trabajadores y los momentos de entrada y salida, con el fin de que las personas puedan realizar sus actividades laborales en condiciones de seguridad, reduciendo al mínimo la posibilidad de contagio dentro de dichos centros de trabajo.

Adicional al protocolo, la ADI trabajó en distintas propuestas con el gobierno de la Ciudad de México para que las oficinas operaran de forma segura y continua a través de estrictas medidas de sanidad, como la implementación de control epidemiológico dentro de ellas, estrategias de movilidad para imponer horarios laborales flexibles (con ingresos y egresos escalonados), así como la participación de las empresas para proveer el transporte de personal a sus empleados.

Se calcula que la reactivación de las oficinas clase A generaría 531 mil empleos.

 

Detonar inversiones

De acuerdo con las estimaciones de la Asociación, el regreso a las oficinas en la Ciudad de México podría detonar una inversión total de más de 12 mil millones de dólares (mdd), de los cuales 3 mil mdd estarían relacionados con desarrollos de oficinas y edificios de usos mixtos y generaría 14 mil empleos —tanto formales como informales—, contabilizando los generados en la etapa de construcción y aquellos creados por los inquilinos.

Como lo ha hecho desde el inicio de la contingencia, la ADI, a través de su relación institucional con los tres órdenes de gobierno, continuará buscando soluciones conjuntas a las afectaciones de la pandemia, a través del diálogo directo y de mesas de trabajo, para encontrar la mejor forma de la reactivación de los distintos espacios, como es el caso de las oficinas.

La ADI y sus socios siguen impulsando el desarrollo económico y social del México, no solo a través de la construcción de ciudades más seguras, modernas y resilientes, sino también con su compromiso por generar mejores condiciones de bienestar social que generen, mediante inversiones e iniciativas, una mejor calidad de vida para todos.  

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Mérida,Yucatán,Inversión,Reactivación de las oficinas, eje de la recuperación económica, Insurgentes Sur 929. Insurgentes Sur 929.
Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Mérida,Yucatán,Inversión,Reactivación de las oficinas, eje de la recuperación económica, Puerta Polanco. Puerta Polanco.

 


Texto ADI

Foto: abilia / coldwell banker / Jean Michel Colonnier / coldwell banker