La contracción fue determinada por la debilidad de su actividad industrial, que reportó un retroceso de -1.6%, sean datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

1 No me gusta0

Aunque en enero aún no se mostraba un deterioro relacionado a la pandemia del coronavirus, la economía mexicana mostraba debilidad al iniciar 2020 con una contracción de -0.8% medida a través del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), medido en términos anuales, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Dicha contracción fue determinada por la debilidad de su actividad industrial, que reportó un retroceso de -1.6% respecto a enero del 2019 y sigue siendo el sector más débil de la economía; así como por la contracción de -0.5% anual de los servicios. Las actividades primarias fueron las únicas con crecimiento, al reportar un avance de 1.1% en términos anuales.

De acuerdo con Banco Base, “lo anterior implica que el escenario base para la economía mexicana, sin considerar la pandemia, ya mostraba una tendencia a la baja al inicio del año”.

Analistas de Monex señalaron que la economía siguió presentando una inercia de debilidad previo a la propagación mundial de la pandemia. “El panorama de crecimiento para nuestro país luce poco alentador desde inicios de 2020. Resaltan las bajas en el sector servicios, pues estas actividades serán de las más afectadas en los siguientes meses por la contingencia del Covid-19”.