El Bajío representa 30% por del segmento de crédito hipotecario de la Caja Popular Mexicana (CPM), con una cartera de 200 millones de pesos mensuales en el país, informó Ricardo López Enríquez, director de Crédito y Cobranza de la cooperativa.

Dentro del segmento, la participación del municipio de León, Guanajuato ha sido fundamental, por el crecimiento de la actividad industrial en la región.

Con monto promedio de entre 500,000 a 600,000 pesos, principalmente en el segmento de adquisición de vivienda nueva, construcción y remodelación de unidades, el CEO de la Caja dijo que este año concretan al mes 120 hipotecas.

Los montos de crédito que solicitan los afiliados también han aumentado, ya que están en un rango de 400,000 a 1.5 millones de pesos, lo cual refleja el cambio hacia la vivienda media, aunque la Caja financia adquisición de vivienda nueva y usada, y remodelación de inmuebles, construcción y sustitución de hipoteca.

La tasa de interés que maneja la caja es de 10.08 a 10.32 por ciento, según el financiamiento. Por su parte, la portabilidad de hipotecas, es un producto que ha tenido buena aceptación, ya que en muchos casos los afiliados encuentran tasas más bajas –de 13% en otras instituciones a 10.08%, además de que pueden finiquitar el crédito en menor tiempo. 

López Enríquez destacó que la firma participará en el proyecto El Duraznal, en el municipio de León, donde otorgará créditos a los socios que adquieran una vivienda en el complejo vertical, por un monto de 280,000 pesos.

El esquema considera un subsidio de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) y del Instituto Municipal de Vivienda (Imuvi) de León, los cuales contarán con una cuota mensual de 2,800 pesos.​