|  

El modelo híbrido fue una respuesta al distanciamiento social, con lo cual se dejó atrás una operación 100% presencial o remota para pasar a una alternancia entre oficina y hogar.

1 No me gusta0

A dos años de iniciada la crisis por el Covid 19 se siguen experimentado consecuencias. Una de ellas es la flexibilidad de los espacios en las oficinas, ámbito que se volvió fundamental, al grado de que los edificios que por sus características o antigüedad no se puedan adaptar a las necesidades corporativas, se verán afectados.

Según el análisis “Transformaciones del mercado inmobiliario post pandemia” que realizó la división de Investigación de Newmark, los espacios abiertos y oxigenados, virtualización de las reuniones y visitas, aplicaciones para reservar escritorios, y viviendas convertidas en oficinas, serán los ejemplos de las nuevas tendencias aún no estaban implementadas masivamente en el mercado.

Entre otras transformaciones se destacan:

 

1.- Nuevo uso de Inmuebles. Se empieza a ver espacios de vivienda convertidos en oficinas, locales comerciales hoy son centros de distribución o edificios en zonas no tradicionales se transforman en espacios de coworking, como parte de la reconversión en el uso de los inmuebles en respuesta a los cambios en la sociedad.

 

Al modificarse el modelo de demanda de espacios, los dueños de las propiedades han tenido que abrir la mente y adecuar sus activos.

2.- Replantearse cómo y dónde vivir. El modelo híbrido emergió como una respuesta óptima para el distanciamiento social, con lo cual se dejó atrás una operación 100% presencial o remota para pasar a una alternancia entre oficina y hogar.

Al no depender de la oficina, se abrió el abanico de opciones para los que buscan su próximo hábitat estando más conscientes de la necesidad de espacio para trabajar, ya sea en áreas especiales dedicadas en el hogar o en espacios de ‘trabajo cerca de casa’.

 

 

3.- Digitalización de servicios. Los nuevos servicios de digitalización se acompañan de uno o dos dispositivos portátiles y se ocupa cualquier escritorio o mesa que previamente se ha reservado a través de una aplicación, la cual permite hacer uso de salas y servicios de un edificio corporativo, haciendo más eficiente la ocupación de los inmuebles.

Otro ejemplo es la virtualización de las visitas a un inmueble utilizando un software de recreación de los espacios con tecnología de realidad virtual e inteligencia artificial, herramientas que, si bien ya se habían visto en el mercado, cobraron fuerza para atraer a la demanda. Del mismo modo, se ha acelerado la digitalización de la tasación, lo que ha permitido que los reportes lleguen al cliente en tiempo récord.

4.- Oficinas como networking y trabajo colaborativo. Históricamente se ha usado el espacio de oficina de una forma que tal vez no sea la más eficiente y en esto han estado de acuerdo los gerentes financieros de las compañías al ver que pudieron reducir sus espacios y gastos de operación durante la crisis global.

Ahora bien, la oficina no desaparecerá, la demanda de espacios crecerá, la clave está en identificar el tipo correcto de oficina, operado de la manera adecuada. Prosperará el espacio corporativo que catalice las habilidades de los equipos de trabajo, que propicie el networking y que permita que las personas sean felices, saludables y productivas.

5.- El local comercial como experiencia. Si bien el e-commerce se consolidó durante la pandema, todavía existe la necesidad de ver, tocar, oler, sentir y, sobre todo, experimentar. El retail que ya estaba en proceso de transformación, está lejos de acabarse ya que se está convirtiendo en un espacio de entretenimiento para los consumidores. Según el informe Retail Trends 2020, realizado por KPMG, las personas aprecian invertir cada vez más en experiencias, por encima de posesiones materiales.

El retail experiencial se une con la tecnología para tatuarse en la mente de los consumidores. La realidad virtual, la realidad aumentada y el desarrollo de la tecnología móvil pueden ofrecerles a las marcas la posibilidad de conectarse eficientemente con sus clientes.

6.- Last mile en el mercado industrial. El sector logístico ha demostrado ser crucial durante la crisis sanitaria; la cercanía con el cliente ha sido clave para poder garantizar la distribución de pedidos, esa “última milla” convertida hoy en una de las más importantes ventajas competitivas para el retail, ya sea físico u online.

Las ciudades han tenido que fortalecer no sólo los centros urbanos, sino también la periferia. La ausencia de grandes naves de almacenamiento fuera de las ciudades y de espacios menos ambiciosos dentro de las mismas, obliga a buscar fórmulas novedosas para satisfacer a consumidores que han perdido el miedo al e-commerce.

Fórmulas de click & collect dentro de las tiendas o en estacionamientos de centros comerciales, son algunas de las iniciativas que ya se observan en toda la región latinoamericana, una de las muchas soluciones que se siguen pensando para poder atender la creciente demanda.

“Ahora, uno de los mayores retos es encontrar el equilibrio entre las preferencias de los colaboradores con los objetivos y los costos de las empresas, comprender las necesidades particulares de cada integrante y determinar cómo el espacio permite a las personas hacer su mejor esfuerzo”, señaló finalmente en su análisis post pandemia, Aurora Turriago, directora de la división de Investigación de mercados de Newmark y autora del análisis.