|  

Los bienes raíces virtuales están presentando alzas millonarias; Walmart, Microsoft, Adidas, Balenciaga, Gucci, Louis Vuitton y Nike ya se posicionan con gran expectación. 

6 No me gusta0

El e-commerce, el sector retail, de las grandes marcas de moda, y el comercio minorista, se preparan para la nueva revolución digital.

La venta de productos electrónicos, productor para el hogar, ropa, moda, juguetes, juegos para niños, artículos deportivos, artículos personales, productos de cuidado personal, servicios de entrenamiento físico, clases de salud, consultas de nutrición, e incluso la venta de pizzas, ahora esperan su turno para realizarse a través de la Realidad Aumentada (RA) y la Realidad Virtual (RV).  

El ingreso y anuncio de las grandes marcas de retail como Walmart, es un aviso para la nueva fiebre del oro minorista y para los fabricantes de ropa, que se están volcando a la RV y no quieren quedarse sin su espacio en esta nueva revolución digital que es el metaverso, a quien especialistas también llaman Web3.

Por su parte, en el mercado de los juegos, Microsoft dio a conocer esta semana un millonario acuerdo para hacerse con Activision Blizzard, una de las principales compañías de videojuegos del mundo.

Por su parte, Adidas lanzó su NFT* y compró terrenos en Sandbox VR, una empresa de bienes raíces virtuales; la lujosa casa de moda Gucci se asoció con Roblox para vender artículos; Balenciaga llegó a un acuerdo con Epic Games (del juego Fortnite)para ofrecer ropa que se puede comprar en tiendas virtuales; además, Louis Vuitton creó Louis The Game, que ya muestra su marca de gama alta.

 

Además, Nike adquirió a la empresa de zapatillas digitales RTFKT, una empresa del metaverso; un artista de 18 años del grupo vendió más de 3 millones de dólares en zapatillas virtuales en siete minutos. 

 

 

Nuevo mercado

Google, Apple, Microsoft y Meta (Facebook) están en una carrera para vender y ofrecer sus auriculares RA y RV a precio accesible para los consumidores. Sin embargo, es posible que pueda participar y disfrutar del metaverso sin usar las gafas y otros equipos.

Andrew Kiguel, director ejecutivo de Tokens.com, fue uno de los primeros inversores inmobiliarios en la RV, y recientemente anunció la compra de bienes inmuebles en el distrito de la moda de Decentraland, pagando 2.5 millones de dólares por espacio.  

 

Ahora, en el metaverso, se pueden comprar NFT, desarrollar edificios, jugar videojuegos, asistir a conciertos y eventos y crear negocios. Por ejemplo, las personas que quieren vivir virtualmente cerca de Snoop Dogg, en Sandbox, desembolsaron 500,000 dólares por la oportunidad y el acceso directo virtual al rapero, sus fiestas y conciertos.

 

Modas, conciertos y más

Además, Kiguel anunció un lujoso desfile de modas que se realizará del 24 al 27 de marzo, destacando las principales marcas de moda que podrían incluir a Gucci, Burberry y Louis Vuitton con modelos usando sus avatares, pasarelas, tiendas emergentes, con fiestas previas y after partys. 

Otro dato relevante es que el desarrollador de bienes raíces digitales con sede en Nueva York, Republic Realm pagó casi un millón 300 mil dólares por un espacio en MANA por 259 parcelas de Decentraland, con el objetivo de convertirlo en un distrito comercial virtual a la cual llamará Metajuku.

Kiguel busca construir torres en Crypto Valley en Decentraland y en otras ciudades que surjan en el metaverso, y alquilar oficinas y locales comerciales.

Ahora, en cada metauniverso se usará sus propias monedas para realizar transacciones. Por ejemplo, Sandbox usa SAND y Decentraland tendrá a MANA. Estos mundos virtuales están construidos sobre Blockchain, como Ethereum y Solana.  

 


Louis Vuitton creó Louis The Game

 

Especulación y precios inflados

En contraparte, aunque los mundos virtuales han generado verdaderos creyentes, artistas exagerados y economías complejas en lugares como The Sandbox, Decentraland, Somnium Space y otros metaversos, todos compiten por convertirse en jugadores dominantes en un espacio supuestamente descentralizado, como lo señala el inversionista Gairad de Castro, quien compró bienes raíces digitales, pero también afirma: “Todos estamos especulando en este momento”, admitió.

Aunque las empresas de bienes raíces virtuales están construyendo escenarios para festivales de música y vecindarios digitales similares a Rodeo Drive; Los arquitectos 3D están construyendo villas y centros comerciales; y los propietarios digitales están alquilando terrenos a cantantes, artistas y creadores de NFT, hay quienes ven que este negocio sufre de precios exagerados.

 

Pero sus ventas van en aumento. Para la última semana de noviembre, la gente estaba comprando terrenos del metaverso por valor de 100 millones de dólares, según el rastreador de datos DappRadar .

 

Para el último trimestre, el volumen de transacciones en el metaverso fue 155% más alto que los tres trimestres anteriores combinados, alcanzando los 330 millones de dólares, según DappRadar. 

A diciembre, los bienes raíces en Decentraland se cotizaban a un promedio de 26,800 dólares por una transacción, monto 154 % más alto que en octubre, y los terrenos en The Sandbox se cotizaban 500% más que en octubre

Michael Gord, cofundador y director de operaciones de Metaverse Group, dijo que un terreno digital podría resultar incluso más valioso que una parcela en el moderno Manhattan.

“Nueva York tiene 10 millones de personas o 15 millones de personas en la ciudad en cualquier momento. Y aunque a los neoyorquinos les gusta decir que Nueva York no duerme, en realidad los neoyorquinos  duermen”. 

Gord cree que es "razonablemente probable" que más de 100 millones de personas puedan estar dentro de Decentraland a todas horas del día y de la noche, lo que "la convertiría en la ciudad más poblada de la Tierra, y también quizás en la más deseable" de los bienes raíces en la tierra.

 

“Existe la posibilidad de que se creen millones de metaversos”, afirma Gord, quien, desde Dubái, objeta: “Pero solo hay un Facebook y solo hay un YouTube”.

 

Con información de Forbes y Vice

*NFT o Non Fungible Token o Tokens no fungibles, en castellano, que viene a ser un certificado digital de autenticidad que mediante la tecnología blockchain, la misma que se emplea en las criptomonedas, se asocia a un único archivo digital.