Desde que se fundó, hace 10 años, ha pasado de 514,750 metros cuadrados (m2) a más de 10.7 millones de m2 de espacio arrendable y ha consolidado un portafolio con 646 propiedades como centros comerciales, naves industriales y oficinas, desde los 13 con los que comenzó sus operaciones.

107 No me gusta2

Este 18 de marzo la firma celebra sus primeros 10 años de estar listada en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en este lapso los certificados bursátiles fiduciario inmobiliarios (CBFIs) de Fibra Uno (FUNO) han otorgado un rendimiento de 25.70%, con un crecimiento de más de 20 veces su Área Rentable Bruta (ARB).

“En esa fecha nadie se imaginó o pudo haber pensado en dónde íbamos estar 10 años después”, dijo el director general adjunto, Gonzalo Robina, en un reciente encuentro con la casa de Bolsa Actinver.

Recordó que después de prácticamente una década de estar trabajando en la colocación pública del primer Fibra en México y de ir en contra de la corriente en temas regulatorios y fiscales, finalmente lograron ser un parteaguas en el sector y abrir la puerta a la inversión en bienes raíces en la Bolsa local de valores.

Hoy, el fideicomiso de inversión en bienes raíces (fibra) es el más grande del país, con mayor diversificación por sector, región y hasta por moneda en la que cobra sus rentas.

Por sector tiene en arrendamiento centros comerciales, oficinas, naves industriales, hoteles, así como una participación en universidades, hospitales y recientemente en funerarias.

Sus propiedades se ubican en los 32 estados de la República Mexicana y aproximadamente el 45% de sus ingresos está denominado en dólares y el 55% en pesos.

“Hemos traído cerca de 5,000 millones de dólares al mercado mexicano y no es un capital volátil, porque al final de cuentas ese dinero termina enterrando, en tabiques”, expuso Gonzalo Robina.

Fibras, parteaguas para inversión

A 10 años de haberse creado las fibras en México, el directivo dijo que el sector conformado por 16 firmas ha sido un parteaguas para la inversión inmobiliaria, aunque reconoció que falta ver la consolidación en el mercado y la llegada de nuevos jugadores.

Por ejemplo, mencionó, que en febrero de este año se listó uno nuevo, como lo fue Fibra (Soma) del sector de centros comerciales, a pesar de que las condiciones son inciertas por la emergencia sanitaria.

“Es importante el rol que han jugado las fibras, podremos estar viendo la incorporación de nuevas fibras en un futuro”, consideró.

Fibra Uno, a lo largo de estos 10 años, ha realizado dos ofertas públicas subsecuentes de capital (follow-on) que en total suman un monto aproximado de 31,000 millones de pesos. 

También fue el primero en hacer una emisión de deuda en el extranjero, en enero de 2014 recaudó 1,000 millones de dólares con la colocación de un bono de largo plazo. Un año antes debutó en el mercado de renta fija de México, con tres emisiones por un total de 27,400 millones de pesos.

Además, ha sido el único emisor de un certificado de capital de desarrollo (CKD). En el 2015 colocó el vehículo denominado Helios, obteniendo capital por un total de 6,000 millones de pesos. Dichos recursos han sido usados para financiar el desarrollo de su proyecto insignia de usos mixtos Mítikah, que se construye en el sur de la Ciudad de México. 

Acerca de cómo ven a Fibra Uno en el 2025, Gonzalo Robina contestó: “Lo vemos creciendo, pero no es lo mismo crecer con 700,000 metros cuadrados que con casi 11 millones de metros cuadrados e irse al doble”.

“Lo veo también consolidándose como en el mercado (...) creciendo. Y con toda esta debacle que hemos tenido a nivel mundial por el tema de la pandemia, con sus afectaciones económicas, nos va a traer oportunidades”, concluyó el director adjunto de la firma.

Un Fibra es un instrumento de inversión que se coloca en Bolsa. Se enfocan principalmente a la adquisición, desarrollo, construcción, arrendamiento y operación de inmuebles para uso industrial, comercial y de oficinas. 

Además, los tenedores de los CBFIs de los fideicomisos inmobiliarios reciben distribuciones por el 95% de las utilidades anuales que generan del cobro total de rentas.