De acuerdo con un informe, la actividad de ventas en la isla de 216 acres incluyó un cierre de 12.2 millones de dólares en mayo y un cierre de 13.5 millones en junio.

3 No me gusta0

Según el informe 2020 de PropertyClub denominado ‘The Most Expensive Zip Codes in America Post-Covid’, entre los códigos postales más ricos de Estados Unidos, dos se encuentran en Miami: Fisher Island ocupando el puesto 16 y Boca Grande, ubicado en el suroeste de Florida, en el 125 de los 130 analizados.

Fisher Island, una isla privada cerca de Miami Beach y a la que solo puede accederse en ferry o yate y donde solo se puede vivir con membresía, ha llegado a ser definida como “una marca que significa máximo lujo […] el Patek Philippe de los condominios”.

Andrew Weinberger, fundador y CEO de ProbertuClub, explicó que “el factor que impulsa el crecimiento de los precios en Fisher Island es un aumento en el volumen de las ventas multimillonarias de alto nivel en la isla”.

De acuerdo con el documento, la actividad de ventas en la isla de 216 acres incluyó un cierre de 12.2 millones de dólares en mayo y un cierre de 13.5 millones en junio.

Weinberger, explicó que a pesar de que hubo un repunte en las reventas por debajo del millón de dólares, la isla atrajo a más compradores a adquirir unidades más caras. “Los precios más altos son parte de una tendencia mayor de compradores de lujo que prefieren comunidades suburbanas exclusivas que se encuentran junto al mar o las montañas. Fisher Island y comunidades similares son más deseables en una era de distanciamiento social”, posicionándolo ya no solo como atractivo para la inversión, sino también como un sitio oportuno para vivir.

El complejo de Fisher Island permite cubrir cualquier necesidad básica y de esparcimiento, y cuenta con un centro de yates, hidroaviones, bancos, casi 20 canchas de tenis, campos de golf, hoteles, escuelas y club de playa con arena importada desde las Bahamas.

Su historia

En 1919, Dana A. Dorsey, segundo propietario de la isla y primer afroamericano millonario de Miami, la vendió al empresario y visionario de los bienes raíces, Carl Fisher, a cambio de su barco de 75 metros de eslora. No fue hasta la década de los 80 cuando se inició en Fisher Island el desarrollo inmobiliario que se conoce hoy día.

Es decir, con los edificios de mediana altura, pero con apartamentos que superan de media los 400 metros cuadrados. En Fisher Island habitan personas de hasta 45 nacionalidades, donde según estudios recientes, la mitad son estadounidenses, seguidos por brasileños (quienes entre 2008 y 2010 fueron los que mayores propiedades adquirieron), y rusos.

/Con información de: The PropertyClub Team: The Most Expensive Zip Codes in America Post-Covid-19./