El país cuenta con una industria maquiladora consolidada que promueve manufactura competitiva y estimula la generación de empleo, y que para mayo de 2020, ocupó a más de dos millones de personas.

2 No me gusta0

Ante una eventual guerra comercial entre EU y China por la vacuna y los aranceles, México podría despertar apetito regional por este sector.

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) permite una mayor estabilidad en las relaciones comerciales entre México y EU, con una baja posibilidad de incurrir en conflictos arancelarios y/o geopolíticos.

México cuenta con una industria maquiladora consolidada que promueve manufactura competitiva y estimula la generación de empleo, y que para mayo de 2020, ocupó a más de dos millones de personas, principalmente en los estados fronterizos del norte.

Si se toma en cuenta que el costo de mano de obra en China superó al de México desde hace cinco años, nuestro país continúa siendo competitivo entre los países emergentes.

Welcome to America

Según un análisis de PwC, las cadenas de suministro globales podrían ser menos costosas y riesgosas que operar en China. Por ejemplo, si las manufactureras de EU movieran su producción a México, podrían reducir sus costos, en promedio 23%, aunado a su ventaja de contar con relaciones en mercados clave (Unión Europea o Japón) y presentar menores costos de logística y aranceles.

“Consideremos un cálculo hipotético del costo operativo de un producto industrial que, si se produce en China, tendría un costo total de 1,000 dólares, con un costo de fabricación de 10%, y costo de bienes vendidos (CBV) y logística del 5% del costo total. Si el mismo producto se produjera en México, se tendría un ahorro del 23%, y si fuera en un país asiático de bajo costo sería solo un punto porcentual mayor”, destaca PwC.

El análisis “México y su potencial en las cadenas de suministro globales: Hacia una mayor diversificación y eficiencia de costos” concluye que instalarse o mover una parte de la producción hacia México permitiría abastecer a las cadenas de suministro globales de forma rápida y competitiva a comparación de otros países emergentes.

“No solo las compañías manufactureras podrían reajustar sus cadenas de suministro hacia la diversificación y eficiencia de costos, también crearía una estrategia con mayor valor enfocada al cliente”, concluye la firma especializada.