Debido a los retrasos generados por la parálisis en la construcción de la mayoría de las obras, se prevé una disminución del 10% en la nueva oferta de Monterrey.

3 No me gusta1

Antes del paro de actividades que generó el COVID-19 y de que el gobierno federal de México considerara a la industria de la construcción como esencial, se tenía prevista la construcción de 145 mil metros cuadrados (m2) de edificios de oficinas en la ciudad de Monterrey, durante el 2020. Sin embargo, debido a los retrasos que generará la parálisis en la construcción en la mayoría de las obras, se prevé un decremento del 10% de la nueva oferta, para cerrar con 130 mil m2.

Solili estimaba que en el 2021 se incorporaran al inventario existente un total de 111 mil m2, pero algunas de estas construcciones reportan retrasos a causa de la parálisis que generó la pandemia, por lo que en la nueva proyección de la firma, el número de nueva oferta para el próximo año es de 108 mil m2, una disminución del 3 por ciento. Además, las construcciones tendrán una demora de entre uno y dos trimestres adicionales a lo que originalmente los desarrolladores contemplaron en la culminación de las obras.

“El impacto en el retraso de estas se verá de manera más pronunciada en las obras que culminaban durante el 2020 y el 2021, puesto que en las restantes, la mayoría se encuentra en la etapa inicial de la edificación y pueden eficientar procesos en el futuro que les permita entregar estas obras en tiempo”, refirió la plataforma inmobiliaria en un comunicado. Añadió que a mayo del 2020, las obras de edificios corporativos que se están desarrollando en Monterrey muestran retraso de forma general. No obstante, para los proyectos que se entregan a partir del tercer trimestre del 2021, los efectos no se dejarán sentir.