Newmark Knight Frank, ha realizado diferentes estudios para implementar estrategias que eleven la productividad y permitan el ahorro en costos derivados del bien raíz.

2 No me gusta0

La coyuntura económica a raíz de la pandemia de Coronavirus y la previsión por parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC), sobre una crisis más profunda que la de 2008 y de la que México no estará exento, tendrá como consecuencia ajustes en el ámbito laboral de muchas empresas mexicanas.

Martha Millán, directora de la nueva división de Estrategias Corporativas de Newmark Knight Frank (NKF), explicó que las empresas, más allá de prepararse para tocar fondo, deberían hacerlo para la recuperación con un enfoque estratégico “hacia la eficiencia, tanto en costos como en operación”.

Una forma de hacerlo es a través de los bienes raíces. Argumentó que se tiene que buscar “reducirlos en los cerca de 468 edificios corporativos clase A/A+ en la Ciudad de México, que se estiman, dependiendo del giro, entre 10 y 15%”, respectivamente.

Mencionó que, para hacer esto posible, se pueden implementar estrategias que generen ahorros en costo y mediano plazo, dependiendo del tipo de inmueble; de si es propio o rentado; y del tipo de operación que realice.

Millán apuntó que en NKF se han realizado diferentes estudios para implementar estrategias que eleven la productividad y permitan el ahorro en costos derivados del bien raíz a través del trabajo remoto o home office, el cual se reguló en la ley federal del trabajo en junio del año pasado, el cual puede brindar la misma efectividad que en la oficina si se tiene un correcto plan de digitalización.

Como beneficio, dijo “se tiene una menor movilidad de los empleados, menos tiempo perdido en recorridos, más tiempo del empleado dedicado a diferentes actividades y una reducción en los costos de transporte”. Para la empresa física involucraría una reducción en gastos de renta, mantenimiento, luz y una serie de costos fijos.