En México, cada año se invierten más de 30,000 millones de dólares en el sector inmobiliario, que conforman los sectores residenciales (vivienda tradicional y vacacional), hoteles, oficinas, industrial y comercial. Sin embargo, este desarrollo no se caracteriza por su transparencia ni rendición de cuentas, por el contrario, frecuentemente se le vincula con prácticas corruptas e intereses personales, aseguró Alberto Padilla, Director General de Briq.

Padilla quién afirmó que una encuesta a posterior a los sismos del 19S que su firma realizó, dijo que nueve de cada 10 personas declararon no percibir al sector como transparente, además que 56% de los encuestados vivió algún acto de corrupción relacionado la construcción de algún inmueble.

Expresó además que algunas de las prácticas de corrupción más comunes en el sector fueron el pago de cuotas “por debajo de la mesa” por casa o departamento para obtener licencias y permisos con mayor velocidad; “cuotas” para la policía para permitir estacionar vehículos de obra o si se tienen “colados" fuera de las construcciones; y “cuotas” para la terminación de obra sin reportar cambios o metros adicionales construidos.

Según el estudio, 56% de las personas que viven en un edificio no conocen el nombre de la empresa que desarrolló su inmueble, y más del 80% no sabe quién fue siquiera el Director Responsable de Obra.

Expresó además que una manera de combatir la corrupción será contar con acceso a información y perfil de los desarrolladores. Ante ello, la firma hará pública información relevante de los proyectos de desarrollo inmobiliario que buscan financiamiento en su plataforma, en los que se podrán encontrar, entre otros documentos, la descripción del proyecto a desarrollar, datos del desarrollador, dictamen legal, certificado de zonificación de uso de suelo y la manifestación de construcción, entre otros.

“Que el desarrollador exponga su marca y sus responsables, motiva a dar un mejor servicio, ya que el consumidor puede ahora calificar su servicio; es como las calificaciones de un restaurante, un mal servicio se refleja en una mala reseña para ese sitio”, aseguró por su parte Juan Carlos Castro, Fundador y Director de Proyectos Inmobiliarios de la firma.

 

La empresa de fondeo colectivo que alcanzó un volumen de mercado de 2,000 millones de dólares, encabeza actualmente un movimiento para promover la transparencia.