De acuerdo a instituciones financieras e hipotecarias, la edad promedio en México para adquirir la primera vivienda va los 25 a los 35 años, dependiendo de diversos factores económicos y personales. Según un estudio realizado por especialistas de marketing el año pasado, 94% de los millennials planea adquirir una vivienda en los próximos 5 años, aunque si no hay compra, la alternativa ideal para vivir de manera independiente es rentar.

12 No me gusta31

De acuerdo a instituciones financieras e hipotecarias, la edad promedio en México para adquirir la primera vivienda va los 25 a los 35 años, dependiendo de diversos factores económicos y personales. Según un estudio realizado por especialistas de marketing el año pasado, 94% de los millennials planea adquirir una vivienda en los próximos 5 años, aunque si no hay compra, la alternativa ideal para vivir de manera independiente es rentar.

En cualquiera de las dos opciones, la arquitecta Valeria González, de Helvex by Designers, sugiere algunas recomendaciones para elegir un departamento:

1. Calcula la inversión. Es uno de los factores determinantes. El porcentaje ideal del gasto de vivienda no debe superar 30% de los ingresos, razón por la que es recomendable hacer una búsqueda profunda para encontrar un espacio que se ajuste a este presupuesto. Si el lugar sobrepasa la cifra, una buena opción es hacerte de roomies para compartir gastos.

2. Elegir el espacio correctamente: Las necesidades de extensión, número de cuartos, baños, estacionamiento e incluso áreas compartidas como el gimnasio o el salón de usos múltiples, van directamente ligadas a la situación del futuro habitante. No es lo mismo mudarse de forma individual, en pareja o familia, por lo que se deben analizar los requerimientos que satisfagan a cada caso.

3. Verifica la ubicación: Aquí hay que tomar dos factores en cuenta: el primero, es recomendable evitar zonas caóticas en cuestión de tránsito o carencia de vialidades que limiten la accesibilidad a la zona; el segundo, el lugar de trabajo o estudio debe estar a menos de una hora de distancia, ya que así la calidad de vida incrementará al acortar traslados y contar con más tiempo libre.

4. Evalúa el lugar: Todos los inmuebles incluyen paredes, pisos, puertas, manijas, regaderas, muebles sanitarios, llaves de baño y cocina. En el caso de departamentos nuevos, se debe poner especial atención su calidad, ya que si carecen de ella, representarán un gasto mayor. Por ejemplo, que cuenten con buenos productos de grifería (llaves de cocina, baño, regaderas), así como muebles sanitarios (lavabos, inodoros y tinas) debe tener una garantía mínima de 10 años.

De igual forma los pisos y paredes deben contar con costos de mantenimiento accesibles y que tengan una extensa durabilidad. En este sentido hay materiales, como el mármol tecnológico, que ofrece una larga duración.

5. Verifica condiciones del inmueble: Una vez que hayas elegido el lugar, verifica que no haya humedad, cuarteaduras, que las instalaciones eléctricas y sanitarias funcionen a la perfección, etc. “Si se encuentra alguna deficiencia en el departamento debe ser reparada antes de ocuparlo. En caso de rentar, debe reportarse al casero para ponerse de acuerdo en cuestión de gastos. Un buen tip es tomar foto de cómo recibes el departamento para evitar cualquier desacuerdo futuro y sobretodo, para sacar total provecho de las oportunidades en caso de que algo necesite reparación o sustitución”, destacó González.