Ampliará la capacidad de producción de cemento y hará frente a la demanda que se está restableciendo en donde opera.

1 No me gusta0

Con el propósito de producir y abastecer la demanda acumulada que se avecina, Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) alista un plan de inversiones de capital de entre 450 millones de dólares (mdd) y 500 mdd para los próximos tres años.

“Nuestro sólido balance general está preparado para oportunidades de crecimiento. En este sentido, vamos a destinar recursos a nuestro principal negocio –cemento– y a nuestra red de distribución para conservar nuestra ventaja competitiva”, aseguró Enrique Escalante, presidente ejecutivo de la compañía.

 

Incluso, en su última conferencia telefónica con analistas bursátiles, comentó que las operaciones de cemento alcanzarán su capacidad máxima en el corto plazo, una situación no vista desde hace 15 años, por lo que estas señales muestran que la industria cementera está a punto de entrar en un nuevo ciclo.

 

La cementera, que el año pasado sufrió el paro temporal de sus operaciones, hoy está superando los desafíos relacionados con la crisis sanitaria por Covid-19 para enfocar sus esfuerzos en producir y abastecer la demanda acumulada que se avecina.

 

“En el futuro cercano, nuestro panorama comercial del cemento es muy prometedor en todos los ámbitos. Por lo tanto, hemos decidido invertir en inversiones estratégicas para agregar capacidad de cemento en varios proyectos”, agregó el presidente.

 

GCC es una productora y comercializadora de cemento, concreto, agregados y servicios relacionados con la industria de la construcción en Estados Unidos, México y Canadá, con una capacidad de producción anual de cemento de 5.85 millones de toneladas.

 

Enrique Escalante explicó que entre los proyectos de la empresa está la ampliación de una planta de cemento, con una línea de calcinación de un millón de toneladas.

 

Otro proyecto implica dos nuevas terminales de distribución de cemento para robustecer la distribución en Estados Unidos, así como el plan de desatasco en la planta Samalayuca en Chihuahua, que agregaría 200,000 toneladas por año de cemento para finales de 2022.

 

Las ventas netas consolidadas de la cementera con sede en Chihuahua aumentaron un 18.1%, a 286.7 mdd en el segundo trimestre de 2021, en comparación a los 242.8 mdd en el mismo periodo de 2020. 

 

El aumento es resultado de mayores volúmenes de cemento en Estados Unidos, mayores volúmenes de cemento y concreto en México y un mejor escenario de precios en ambos países. 

 

En México, los volúmenes de cemento y concreto aumentaron un 17.1% y un 41.4%, respectivamente. En Estados Unidos los volúmenes totales de cemento aumentaron un 10.6 por ciento.