Tras presidir el 104 Aniversario de la creación de la Fuerza Aérea Mexicna (FAM), en las instalaciones de la Base Aérea Militar No. 1, en Santa Lucía, Andrés Manuel López Obrador anunció un plan integral de manejo de aeropuertos metropolitanos.

En la búsqueda de resolver la actual saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), se confirmó que el hangar presidencial se convertirá en una tercera terminal de éste.

López Obrador abundó que, como otra opción a largo plazo, se podría construir otro aeropuerto en Tizayuca, Hidalgo. Dicho proyecto, que se encuentra a solo 13.5 kilómetros de Santa Lucía, ya cuenta con 900 hectáreas de reserva territorial. Éste tiene un antecedente en el año 2000 cuando se realizó un plan maestro, sin embargo, la administración de Vicente Fox se inclinó por construirlo en Texcoco.

El actual jefe del Ejecutivo, reconoció que tal decisión de llevar a cabo este proyecto integral para resolver la saturación del AICM “se tornó polémica” ya que implicó la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Según el periódico 24 horas, con base en versiones periodísticas, una terminal en Tizayuca, Hidalgo obstaculizaría la operación aérea en Santa Lucía, además de las elevaciones montañosas que impedirían erigir un complejo en esta zona.

Otra parte del plan para resolver la saturación del aeropuerto capitalino, López Obrador también proyectó construir una pista más en el de Toluca.