|  

En un mundo cada vez más globalizado, la digitalización y la relocalización empresarial se han convertido en estrategias esenciales para que las empresas mexicanas puedan competir y atender la creciente llegada de compañías internacionales.

3 No me gusta0

Para 2025, el informe de McKinsey, "The Data-Driven Enterprise of 2025", predice que el 20% de la producción mundial se trasladará cerca de los mercados de consumo. Esta tendencia ofrece una gran oportunidad para que las empresas mexicanas expandan y diversifiquen sus operaciones.

 

Con el objetivo de reducir costos y desarrollar tecnologías, las empresas extranjeras están buscando acercar sus productos y servicios a mercados estratégicos. Este movimiento ha impulsado el nearshoring en México, que según el Consejo de Empresas Globales (CEG), podría generar hasta 4 millones de empleos para 2030, con una inversión anual entre 30 y 50 mil millones de dólares.

 

Y para poder competir en este nuevo entorno, las empresas mexicanas deben apostar por la digitalización como estrategia principal de innovación. Un estudio de Manpower Group, "Del Directivo Tradicional al Líder Digital: Los Retos de la Transformación Digital", muestra que las compañías que adoptan la digitalización son un 26% más rentables y aumentan su mercado hasta en un 12% gracias a una mayor agilidad operativa y capacidad de adaptación.

Sin embargo, el camino hacia una cultura digital no es fácil. Según el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), un 76% de las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) en México aún no han incursionado en la economía digital, lo que representa una pérdida estimada de 65 millones de pesos en contribuciones al PIB. Cambiar esta realidad es crucial para que las empresas mexicanas aprovechen el nearshoring.

Los directores de marketing y ventas están enfocándose en fortalecer la relación con sus clientes mediante servicios personalizados, apoyándose en expertos en estrategias digitales. Según Susana San Román, cofundadora y directora de estrategias digitales de Colocando Ideas, hay cinco factores clave que las empresas deben considerar para aprovechar el nearshoring:

  1. Gestión de comunidades digitales: Crear y gestionar comunidades digitales es esencial para generar lealtad entre los clientes. Conocer la industria, adaptarse a los cambios en las plataformas y aplicar estrategias para maximizar el alcance son fundamentales para el crecimiento a mediano y largo plazo.
  2. Relaciones públicas estratégicas: La reputación e imagen de las empresas son cruciales para mejorar la visibilidad y el prestigio. Contar con voceros capacitados y especialistas en manejo de crisis es esencial para generar confianza en la marca.
  3. Desarrollo de campañas efectivas: Implementar campañas digitales efectivas es clave para llegar a nuevos públicos y generar ventas. Es vital contar con aliados que tengan alta capacidad de reacción para implementar correctamente los mensajes de la empresa en diversas plataformas.
  4. Innovación y adaptabilidad: La rápida evolución del entorno digital requiere constante innovación y adaptabilidad. Las empresas que se diferencian son aquellas que identifican e implementan tendencias actuales en medios orgánicos y pagados.
  5. Medición y análisis de resultados: La digitalización permite medir y analizar resultados en tiempo real, proporcionando información valiosa para la toma de decisiones. Es fundamental contar con especialistas que ayuden a interpretar los datos generados, optimizando así los presupuestos.

Por último, la experta enfatizó que la transformación digital y el nearshoring ofrecen oportunidades significativas para el crecimiento y la competitividad de las empresas mexicanas.

 

Implementar estrategias digitales innovadoras y adaptables no solo ayuda a las marcas a diferenciarse en un mercado globalizado, sino que también permite maximizar los beneficios de este fenómeno. La sinergia entre digitalización y nearshoring es crucial para el éxito empresarial en la era digital.