|  

Economistas no descartan la estanflación como una amenaza a largo plazo, además, el BM rebajo sus pronósticos para la economía global.

2 No me gusta0

Pocos analistas creen que la estanflación sea inminente en Estados Unidos, pero no se puede descartar como una amenaza a largo plazo, pero que el Banco Mundial (BM) rebajara sus pronósticos para la economía global, evocó su espectro y hace recordar la década de los 70.

“La economía global está nuevamente en peligro. Esta vez enfrenta simultáneamente la alta inflación y el crecimiento lento... Es un fenómeno que el mundo no veía desde los años de 1970”, advirtió la institución económica.

El gobierno calculó que su economía bajó a una tasa anual de 1.5% de enero a marzo, debido máxime a la brecha comercial provocada por la avidez de los estadounidenses por los productos extranjeros y el retraso en el reabastecimiento de los inventarios después de una gran acumulación durante diciembre.

 

Los economistas coinciden en general que la economía estadounidense tiene suficiente vigor para evitar una recesión, pero los problemas se acumulan.

 

Por ahora, dicen los economistas, la economía del país tiene bastante vigor para evitar una recesión, pero los problemas se acumulan: Los cuellos de botella en la cadena de la oferta y los trastornos provocados por la guerra de Rusia contra Ucrania provocan mayores aumentos de los precios de consumo.

Ante esta situación, la Reserva Federal (FED) y otros bancos centrales tratan de compensar mediante el aumento agresivo de las tasas de interés, con lo que esperan enfriar el crecimiento lo suficiente para domar la inflación sin caer en la recesión.

Ben Bernanke, expresidente de la FED, dijo al New York Times el mes pasado que “la inflación sigue siendo demasiado alta, pero está bajando. Así que podría venir un período de un año o dos en que el crecimiento es bajo, el desempleo crece al menos un poco y la inflación sigue siendo alta”.

 

 

Mientras tanto, el gobierno estadunidense anunció una inversión de 3 mil 200 millones de dólares, que serán destinados a abordar factores económicos que impulsan la migración desde Centroamérica, en el llamado Triángulo del Norte, conformado por Guatemala, El Salvador y Honduras.

Los últimos compromisos empresariales incluyen 270 mdd de Visa, para incorporar a 6.5 millones de personas al sistema bancario formal, y 150 mdd de Gap, para aumentar los materiales procedentes de la región; otros abarcan sectores como el automotriz, agricultura, telecomunicaciones y servicios digitales.

Otro tema interesante en el país sigue siendo el covid: la FDA está a punto de autorizar el uso de una nueva vacuna, que produce Novavax, y a diferencia de los biológicos de Pfizer y Moderna, esta vacuna se obtuvo con un acercamiento tradicional; la autorización se entregaría en los siguientes días.

/Con información de Agencias/