|  

Los efectos de la pandemia y de la guerra de Rusia y Ucrania propiciaron la situación, máxime en cinco economías de la región.

4 No me gusta0

La inflación registra los niveles más elevados de los últimos 15 años en las principales economías de Latinoamérica, tras sufrir dos ‘shocks’ importantes: los efectos de la pandemia y los de la guerra de Rusia y Ucrania. Y se aceleró en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú el 2021.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que, inicialmente, el incremento de la inflación estuvo impulsado por la subida de los precios de los alimentos y la energía, pero se tornó más amplio debido a la inercia de la política monetaria y las prácticas de indexación salarial.

 

El aumento de la inflación también fue impulsado por la fuerte recuperación de la demanda, primero la de bienes y la de servicios, señalan especialistas del fondo.

 

Debido al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, el fondo estima que un aumento de los precios internacionales del petróleo de 10% provocaría un aumento de la inflación de 0.2% en las economías mencionadas, mientras que un incremento de los precios mundiales de los alimentos de 10% ampliaría la inflación a 0.9 por ciento.

“Además de las repercusiones de carácter macroeconómico, la actual subida de la inflación es regresiva, y son los hogares de bajo ingreso los que se ven más afectados por el incremento del costo de vida”, refirió el FMI en un nuevo informe.

 

 


Un shock precios del petróleo-alimentos de 10% elevaría la inflación en 1.1%.

 

En el caso particular de México, la agencia Fitch Ratings informó que la recuperación ha sido la más lenta de las grandes economías de la región, debido al estrecho apoyo de la política interna, los problemas de la cadena de suministro y la débil inversión privada.

A finales de marzo pasado recortó su proyección para la economía mexicana este año de 2.8 a 2.0%, lo que pesa sobre el crecimiento regional y convierte Latinoamérica en la rezagada entre las regiones emergentes. Incluso la perspectiva de crecimiento de la región es más desafiante debido al conflicto entre Rusia y Ucrania.

 

 

Señaló que Chile y Colombia tuvieron las recuperaciones más rápidas, impulsadas por un importante estímulo que se amplificó en el 2021. El gran estímulo de Brasil en 2020 la ayudó a lograr las recuperaciones más rápidas de la región desde el principio, pero perdió impulso durante 2021.

Jamaica, Aruba y Panamá, que dependen del turismo, han tardado más en recuperarse, ya que Ecuador y Bolivia tienen problemas fiscales que mantienen la inversión pública por debajo de los máximos anteriores. Los exportadores de materias primas verían algunos beneficios del impacto en los precios por la guerra.