La inversión de las empresas de la construcción moderó su ritmo de contracción en noviembre, al registrar un ajuste de -2.5%, según el INEGI.

2 No me gusta0

La inversión de las empresas de la construcción moderó su ritmo de contracción en noviembre, al registrar un ajuste de -2.5% en forma anual, a diferencia del -8% de octubre, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Con este reporte, en los 11 primeros meses de 2019 el sector de la construcción presentó una caía acumulada de la inversión de -3.6% en relación al mismo periodo del 2018.

El reporte de noviembre, en particular, se vio favorecido por un repunte de 4.5% a tasa anual en la inversión de la edificación, contrastando con un mes previo que reportó una caía de -6.4%.

En cambio, la inversión en la construcción no residencial mantuvo una tendencia negativa a un ritmo del -8.6% anual, similar al -9.6% de octubre.

Analistas de Banorte señalaron sobre la contracción del indicador general de inversión fija bruta que: “el reporte muestra que la inversión permaneció débil, en nuestra opinión reflejando una elevada incertidumbre y bajos niveles de gasto de capital del Gobierno Federal, entre otros factores”.

“Seguimos creyendo que la inversión mejorará respecto a 2019. Primero, los efectos de base probablemente se traduzcan en mejores cifras durante gran parte de 2020, como vemos desde ahorita. Segundo, creemos que el gasto de capital del gobierno federal aumentará luego del primer año de gobierno (que típicamente muestra dificultades para ejecutar el gasto), aunque con riesgos presentes en términos de ingresos fiscales que podrían resultar menor a lo esperado ante expectativas del PIB por arriba del consenso. Tercero, estaremos pendientes a las propuestas del gobierno en energía y salud”.