El INEGI señaló que, durante los 10 primeros meses del 2019, la inversión fija bruta acumuló una caída de -3.7% respecto al mismo periodo de un año previo.

0 No me gusta0

El INEGI señaló que, durante los 10 primeros meses del 2019, la inversión fija bruta acumuló una caída de -3.7% respecto al mismo periodo de un año previo.

La inversión fija bruta del sector construcción profundizó en octubre de 2019 su caída, al reportar una contracción de -8%, respecto al mismo mes del año pasado, mostrando retrocesos tanto en la inversión residencial como en la no residencial, de acuerdo con reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Durante los 10 primeros meses del 2019, la inversión fija bruta acumuló una caída de -3.7% respecto al mismo periodo de un año previo, siendo el segmento residencial el más afectado con un retroceso de -5% y el residencial con -2.3 por ciento. En octubre, en particular, la inversión no residencial fue el más débil y se contrajo -9.6%, en tanto la residencial cayó -6.4 por ciento.

Analistas de Banorte opinan que “el gasto de infraestructura del gobierno federal –que constituye una buena parte de la construcción no residencial– ha sido uno de los principales factores que explican este comportamiento. En particular, en octubre, la inversión física cayó 6.0% a/a en términos reales de acuerdo con cifras de finanzas públicas, con fuertes bajas desde febrero pasado. En este contexto, creemos que será difícil observar un alza el resto del 2019, como muestra la contracción de 20.8% en este tipo de gasto durante noviembre”.

Agregaron que “aún no contamos con señales de recuperación de la inversión en el corto plazo. A pesar de lo anterior, seguimos más positivos sobre el panorama para 2020”. Sobre la construcción, en particular, indicaron que observan algunas señales favorables, ya que la edificación (producción) avanzó 0.8% a/a, su primer alza desde marzo.

Asimismo, consideran que la primera fase del plan de infraestructura del sector privado anunciado en noviembre, podría beneficiar a la Inversión Fija Bruta desde principios de 2020. “En nuestra opinión, el sector también podría estar más soportado por el relajamiento de la política monetaria del banco central, lo que a su vez ayudaría a reducir los costos de financiamiento”.