Después de alcanzar, en febrero, un crecimiento del 42.5% anual, la confianza del consumidor ha ligado cuatro meses perdiendo ritmo de crecimiento.

Después de alcanzar, en febrero, un crecimiento del 42.5% anual, la confianza del consumidor ha ligado cuatro meses perdiendo ritmo de crecimiento.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INAGI), la confianza del consumidor presentó en junio un crecimiento anual de 18.2%. El índice se ubicó en 106.1 unidades, por debajo de los 116.8 de febrero pasado.

De acuerdo con analistas de Banorte, este indicador se mantiene elevado, pero con poca correlación con el consumo los datos realizados de consumo privado, el cual ha crecido a un menor ritmo desde el 4T18.

Sobre el futuro inmediato de este indicador, los especialistas del banco indicaron que: “Mantenemos nuestra expectativa de que la confianza, que se mantiene elevada en comparación con su promedio de largo plazo, continuará moderándose gradualmente”.

Agregaron que “continuamos esperando una moderación de la confianza, con el optimismo político a la baja y la desaceleración en otros indicadores económicos pudiendo tener un impacto más claro en  el corto plazo”.

En particular, consideran que la desaceleración del ritmo de creación de empleos y de la actividad económica por lo menos limitarán una fuerte alza. En particular, creemos probable que impacten las condiciones actuales de los hogares y del país.