La famosa Fallingwater es obra de Frank Lloyd Wright, quien la realizó dentro de la Reserva Natural de Bear Run.

11 No me gusta0

‘La casa de la cascada’ es considerada la mejor obra de arquitectura de Estados Unidos, por su integración con la naturaleza y su diseño único y llamativo, que además fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en el 2019 y actualmente funcionan como un museo nacional.

La Fallingwater es obra del famoso arquitecto Frank Lloyd Wright, quien aceptó construir una casa de fin de semana para el empresario Edgar Kaufmann y su familia, en 1936. La idea era realizar una obra dentro de la Reserva Natural de Bear Run, en Pensilvania.

Cabe mencionar que el objetivo principal era que la casa estuviera ubicada frente a la cascada formada por el riachuelo Bear Run, para que fuera parte de la vista. Sin embargo, Wright tuvo la particular idea de que la familia ‘viviera en la cascada’, no que solo la mirara.

Así, planteó que la casa estaría sobre la cascada, una decisión que redefinió la relación entre el hombre, la arquitectura y la naturaleza. Inspirado en la arquitectura japonesa, apuntaba a alcanzar armonía entre el hombre y la naturaleza, por eso, decidió que los cimientos de la casa fueran las mismas rocas del lugar.

La casa tiene tres plantas que se extienden horizontalmente entre voladizos y terrazas. El comedor donde está la chimenea fue pensado para ser el ‘corazón’ de la propiedad. En la cara norte hay una serie de pérgolas que se extienden desde la pared exterior hasta un talud de piedra que se eleva sobre el camino que lleva a la entrada.

Las paredes están hechas de roca y unos grandes ventanales ofrecen una vista única de los bosques que rodean a la vivienda. En el lugar también hay dos puertas que conducen a terrazas y está la ‘escalera del agua’, llamada así porque deriva en una pequeña plataforma que está junto al arroyo.

En el segundo piso hay tres habitaciones pequeñas y, en el tercero, está un estudio y dormitorio. Los pasillos son oscuros y estrechos, para que los habitantes tengan una sensación de encierro cuando los transitan, algo que contrasta con la apertura del resto de los ambientes, de acuerdo con una publicación de LA NACIÓN.

Los techos de los cuartos son bajos, con el objetivo de dirigir la mirada horizontal hacia afuera. Todo esto finalizó en 1938 y ocupó la portada de la revista Time.

Cuando el matrimonio Kauffman murió, el hijo la donó a la Conservación Occidental de Pensilvania (WPC) y, en 1963, reabrió sus puertas como un museo. Lloyd Wright es considerado el mejor arquitecto estadounidense y ‘La casa de la cascada’ su obra maestra.

El dato:

El American Institute of Architects aseguró que es este inmueble es “la mejor obra de la arquitectura estadounidense de la historia”.