Los diseños propuestos facilitarán una alternativa a la empresa minera, cuyo objetivo es desarrollar formas sostenibles para la extracción de metales esenciales para baterías como las que se utilizan en los vehículos eléctricos, pero que su extracción puede tener un grave impacto en humanos y el medio ambiente.

1 No me gusta0

Las construcciones de la firma de arquitectura Bjarke Ingels Group (BIG) para The Metals Company incluyen una planta de procesamiento y reciclaje de metales, recipientes de agua neutrales en carbono y robots submarinos para recolectar minerales.

Lo anterior, tomando en cuenta que, actualmente, la compañía minera está desarrollando un proceso para extraer los metales de rocas sueltas −del tamaño de un puño− localizadas en el lecho marino, afirmando que tendrá un impacto mucho menos que la minería tradicional.

La fábrica contiene equipos para procesamiento pirometalúrgico y refinación hidrometalúrgica, espacio para arsenales y almacenamiento de productos junto a oficinas, experiencias de visitantes y un centro de innovación enfocado en la cadena de suministro de vehículos eléctricos.

Además, prevé añadir una planta de procesamiento que actúe también como un centro comunitario y de innovación de materiales en un paisaje regenerativo. El objetivo final de ésta es ser ‘circular’, reciclando materiales para que puedan usarse una y otra vez sin desperdicio ni contaminación.

The Metals Company estima que, dentro de tres o cuatro décadas, debería haber suficientes metales de batería en el sistema que permitan satisfacer la demanda sin más extracción, por lo que la planta se convertiría en un hito de reciclaje.

Bjarke Ingels, fundador de BIG, advirtió que “el sistema energético global debe sufrir su cambio más profundo para lograr un mundo que funcione exclusivamente con fuentes renovables.

Si la investigación y los estudios concluyen que la recolección de minerales se puede hacer de una manera ambiental y socialmente responsable, no solo podremos acelerar la transición verde, sino que también daremos forma a una industria completamente nueva que creará una circular sostenible; economía de los metales para las generaciones futuras”.

BIG también diseñó los vehículos de recolección de minerales −un barco de última generación de 216 metros que funcionará con combustibles elétricos neutros en carbono−, así como los recipientes de producción para el proceso de la compañía y un robot que minimiza aún más el daño al fondo marino con una capa protectora que reduce la columna de polvo que se levanta durante la recolección.

Respecto al barco, su cubierta hundida estará cubierta con paneles solares fotovoltaicos.

The Metals Company y BIG esperan escalar a una flota de diez buques de producción, lo que permitirá el suministro de más de 40 millones de toneladas de metales para baterías en 2050, o lo suficiente para producir 280 millones de vehículos eléctricos −una cuarta parte de la flota mundial de automóviles de pasajeros hoy día−.

Cabe destacar que si aún no hay un sitio específico para construir la planta, The Metals Company afirma que está considerando varios sitios abandonados y espera inaugurar sedes en tres continentes.