El estudio de arquitectura, anteriormente conocido como Richard Rogers Partnership, ha diseñado la terminal para un aeropuerto en Shenzhen, China, el cual tendrá como ‘corazón’ un gran jardín cubierto.

7 No me gusta0

Esta terminal, de 400 mil metros cuadrados, será la extensión del Aeropuerto Internacional de Shenzhen Bao’an que será construida para recibir a 31 millones de visitantes por año.

El edificio tendrá una forma aerodinámica con un techo ondulado que simula el patrón del flujo de aire, explicó la firma Rogers Stirk Harbour + Partners.

Su jardín central que tendrá una superficie total de 10 m2 fue diseñado para actuar como una “puerta de entrada” a la ciudad de Shenzhen; una bienvenida única para los pasajeros.

Andrew Tyley, socio de RSHP, indicó: “El concepto de diseño tiene en su corazón un corazón, del tamaño de 40 canchas de tenis, que conecta e integra los viajes terrestres y aéreos”.

Además, Ivan Harbour, socio senior de la firma que tiene sus oficinas principales en Londres, señaló que en la terminal se incluirán otros espacios verdes y pasarelas ajardinadas que promuevan el bienestar.

“Este es un aeropuerto que celebra los saludos y despedidas en un entorno natural […] Estos son los momentos emocionales que, a pesar de la velocidad cada vez mayor de nuestra vida diaria, siguen siendo importantes para nosotros como individuos”.

Cabe destacar que, según Rogers Stirk Harbour + Partners, el edificio buscará cumplir con los principios de sostenibilidad mediante su forma compacta, el control de la ganancia solar, el bajo uso de agua potable y la recolección de agua de lluvia.

El diseño de esta terminal es el resultado de una colaboración con el Instituto de Investigación y Diseño Arquitectónico del Noreste de China, como parte de una competencia internacional.

Grimshaw, a cargo del centro de transporte

La firma de arquitectura británica liderada por Nicholas Grimshaw resultó ganadora para la construcción de la red de transporte que formará parte del aeropuerto de Shenzhen Bao’an.

Su diseño está caracterizado por amplias columnas y un techo ondulado, que toma inspiración en los árboles de manglar, en honor a su significado en la ciudad china.

Según el estudio, es también un intento de replicar las formas naturales y altamente eficientes de las diferentes especies de árboles, que describe como “uno de los absorbentes de carbono más efectivos del planeta. A menudo nos inspira la transferencia de geometría y formas de la naturaleza a la arquitectura. Hemos aplicado este enfoque al Plan Maestro”.

Una vez completado, se espera que este centro transporte a miles de viajeros diarios en un tren de alta velocidad y otros sistemas de transporte que estarán conectados con otras terminales del aeropuerto. La firma lo describió como “uno de los intercambiadores de transporte más integrados del mundo”.

Asimismo, será desarrollado para lograr las calificaciones LEED Platinum y Chinese 3 Star, mediante el uso eficiente de materiales, como la repetición de componentes.

El diseño de Grimshaw fue el ganador de un concurso internacional, seleccionado de entre otras propuestas de firmas como Zaha Hadid Architects, Foster + Partners y Bjarke Ingels Group (BIG).