El estudio Skidmore, Owings & Merril, lanzó una propuesta para establecer una comunidad permanente en la luna.

En asociación con la Agencia Espacial Europe (ESA) y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), SOM tiene como objetivo diseñar Moon Village, el primer asentamiento humano permanente en la superficie lunar, donde la capacidad de recuperación, la autosuficiencia y el uso de los recursos existentes del satélite se encuentran entre los objetivos clave.

Mientras los equipo interdisciplinarios se basaron en su rango de experiencia para el proyecto, SOM, como planificador maestro, supervisó la arquitectura, ingeniería, planificación urbana y diseño sostenible.

Está previsto que Moon Village se establezca cerca del polo sur de la luna, que recibe luz diurna continua durante todo el año lunar. La infraestructura y estructuras habitables están destinadas a permitir el aprovechamiento de la luz solar para obtener energía. Se pretende que en cápsulas inflables presurizadas se albergan lugares de trabajo, residencias, control ambiental y sistemas de soporte vital. Los módulos tendrían la capacidad de expandirse para aumentar el espacio vital para el crecimiento futuro.

La propuesta hecha por la firma de arquitectos es parte de un creciente interés en el desarrollo en la luna. En 2017, Foster + Partners presentó una propuesta para imprimir en 3D edificios en el cuerpo astronómico. Además, Philippe Starck diseñó un módulo de habitación para individuos en una estación espacial en colaboración con Axiom Space.