Durante la última década fueron construidos total o parcialmente 17 rascacielos en esta región.

29 No me gusta31

La urbe de hierro, como se conoce coloquialmente a Nueva York, desde el punto de vista inmobiliario se caracteriza por sus espectaculares edificaciones. Desde el siglo pasado destaca a nivel internacional por el tamaño de sus edificios que ilusionan con “habitar el cielo”; sin embargo, el surgimiento de una veintena de torres residenciales “superdelgadas” han hecho lucir cada vez más anticuados a rascacielos como el Empire State o el de Chrysler, vendido el mes pasado por 150 millones de dólares.

El 432 Park, diseñado por el arquitecto Rafel Viñoly, es el edificio residencial más alto del hemisferio occidental con 425 metros entre 96 pisos desde que fue concluido en 2015. Se encuentra en la calle 57 de Manhattan, mejor conocido como “corredor de multimillonarios” por los rascacielos de lujo recién inaugurados o en construcción.

En la misma zona, el Central Park Tower está cerca de finalizarse; con sus 472 metros se convertirá en la torre residencial más alta del hemisferio.
Carol Willis, fundadora del museo de los rascacielos en esta ciudad, señaló en entrevista a BBC Mundo que “hay un nuevo tipo de rascacielos que nunca existió antes, que es característico de Nueva York, y son estas torres de condominios superdelgados y altos”.

Según Willis hay varios factores detrás de este fenómeno, desde los progresos tecnológicos y de ingeniería, hasta las normas de NY que limitan más la superficie de construcción que la altura.

El récord de la venta residencial más cara de Estados Unidos, fue batido en enero en esta misma ciudad, cuando Kenneth Griffin –residente de Chicago y fundador de la firma de inversiones Citadel–, pagó 238 millones de dólares por un penthouse de un rascacielos aún en construcción en 220 Central Park.
Con información de El Universal.