Se espera que la inflación incremente significativamente en los meses de marzo a junio, especialmente en abril, debido a un efecto de baja tasa de comparación, recordando que en abril del 2020 se observó una caída mensual de 0.7% ante el confinamiento.

2 No me gusta0

Estados Unidos, bajo la era de Joe Biden, entró en una nueva etapa económica, ante la cual, la desaceleración que se vivió por el Covid-19, puede replantear varios escenarios.

En ese país, la inflación de febrero se ubicó en un nivel anual de 1.7%, en línea con las expectativas del mercado. A nivel mensual la inflación fue de 0.4%, impulsada por los precios de la gasolina (+6.4%), representando más de la mitad del aumento del Índice de Precios al Consumidor, lo que implica que no se están dando presiones al alza en la inflación, algo que se había estado especulando desde hace unas semanas.

Por su parte, la inflación subyacente, que sirve como un mejor indicador sobre la tendencia de la inflación a largo plazo, se ubicó en una tasa anual de 1.3%, menor a la observada el mes anterior de 1.4%.

Por su parte, el mayor incremento se observó en el índice de precios de los servicios médicos, al avanzar 0.5%, siendo su segundo aumento mensual consecutivo por alzas en servicios médicos profesionales incluyendo dentistas y oftalmólogos, como consecuencia de la disminución en los casos y hospitalizaciones por Covid19, lo que permite que los consumidores reagenden las consultas médicas que habían sido pospuestas ante el repunte en contagios.

Sector inmobiliario

Asimismo, se observó un incremento mensual de 0.2% en el índice de precios de la vivienda, siendo el mayor incremento desde julio 2020.

Por otro lado, los precios de los autos usados disminuyeron 0.9% en febrero, hilando cuatro meses de retrocesos. No obstante, hubo aumento en el precio de los autos usados ante la preferencia de trasladarse en autos privados, disminuyendo así el riesgo al contagio.

En cuanto a las tarifas aéreas, éstas retrocedieron 5.1% mensual en febrero, su mayor contracción mensual desde abril 2020, cuando cayeron 14.6% ante el confinamiento. Actualmente, las operaciones en el sector aéreo siguen estando limitadas debido a las restricciones en las fronteras.

En cuanto a precios de los alimentos, éstos aumentaron a una tasa mensual de 0.2%, después de haber avanzado 0.1% durante enero. A tasa anual, el índice de precios de los alimentos se ubicó en un nivel de 3.6%, permaneciendo elevado ante los efectos de la pandemia y ubicándose en un nivel similar al observado en diciembre 2014. Al interior, los precios de los alimentos para consumo en casa aumentaron 0.2% mensual. Por otro lado, el índice de precios de los alimentos fuera de casa avanzó a una tasa mensual de 0.1%, limitado por el retroceso mensual de 12.2% en los precios de alimentos en lugares de trabajo y escuelas, pues la mayoría de las clases siguen siendo en línea.

Se calcula que en ese país, 23% de los trabajadores continúan haciendo home office, de acuerdo a los datos más recientes del Buró de Estadísticas Laborales (BLS). Cabe mencionar que, el nuevo paquete de estímulos que está en proceso de aprobación, incluye más de 130 mil millones de dólares para el sector educativo, con la intención de reanudar las clases presenciales, lo que sería un paso importante en la reapertura económica.

Por su parte, el índice de precios de la energía aumentó 3.9% con respecto a enero, hilando nueve avances mensuales consecutivos. En su comparación anual el índice avanzó 2.4%, siendo el primer mes con un incremento anual desde febrero del 2020. El aumento mensual, se vio impulsado por los precios de las gasolinas de 6.4% y el avance de 9.4% en los precios del combustóleo, apoyados por dos razones principales: 1) los recortes adicionales en la producción petrolera por parte de Arabia Saudita, limitando la oferta de petróleo y 2) las bajas temperaturas en Texas, principal productor de energías fósiles de Estados Unidos.

Observaciones generales

Se espera que la inflación muestre un incremento significativo durante los meses de marzo a junio, especialmente en abril, por un efecto en la base de comparación, recordando que en abril del 2020 la economía permaneció cerrada, ocasionando una fuerte caída en el nivel de precios, según destaca un análisis de Banco Base.