El Jefe del Ejecutivo reaccionó ante el recorte de la expectativa de crecimiento de la economía mexicana en 2019, por parte del Fondo Monetario Internacional. 

193 No me gusta9

El Jefe del Ejecutivo reaccionó ante el recorte de la expectativa de crecimiento de la economía mexicana en 2019, por parte del Fondo Monetario Internacional. 

Durante su conferencia mañanera, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, convocó al Fondo Monetario Internacional (FMI), expertos, tecnócratas y nostálgicos del neoliberalismo “a que veamos si es lo mismo crecimiento que desarrollo, porque nosotros ya no vamos a usar solo como parámetro el crecimiento, porque crecimiento es generar riqueza, pero puede ser que ese crecimiento sólo sea acumulación de riqueza de unos cuantos”.

Asimismo, manifestó que durante el periodo neoliberal, México llegó a ser el cuarto país del mundo con multimillonarios; etapa donde existió la mayor desigualdad que se haya tenido en la historia de México, según los datos del Banco Mundial.

Lo anterior, llegó como respuesta a que este día el FMI presentó las Perspectivas de la Economía Mundial; las cuales, recortaron la expectativa de crecimiento de la economía mexicana en 2019 de un pronóstico de 1.6%, que planteó en abril pasado, a 0.9%: en gran medida por la debilidad de la inversión; previamente a estos dos ajustes, el organismo internacional consideraba que México crecería a un ritmo del 2 por ciento.

Asimismo, banco Banorte también anunció que ajustaba a la baja su perspectiva de crecimiento del PIB para 2019 de 1.5 a 0.8%, debido a que “la actividad económica en México se está desacelerando más de lo que habíamos anticipado”. Agregaron que en su opinión, la economía mexicana enfrenta desafíos adicionales, incluyendo: Suspensión de obras de construcción en la Ciudad de México y menor inversión a la anticipada

Por lo que hacia delante, anticipan que la ejecución del gasto e inversión pública se normalice y que la instrumentación de programas sociales apoyen la actividad económica; sin embargo, los analistas de la institución consideran que el gobierno federal cumplirá su compromiso de preservar la estabilidad macroeconómica, incluyendo la meta de finanzas públicas sanas.