El fuerte repunte en la colocación de crédito hipotecario en la primera mitad del año, acentuó la competencia a través de las tasas de interés.

5 No me gusta0

El costo promedio del crédito hipotecario que ofrece la banca disminuyó 18 puntos base en julio para ubicarse en 10.34%, de tal manera que regresó prácticamente al mismo nivel en que cerró 2020 cuando se ubicó en un promedio de 10.35 por ciento.

De acuerdo con información del Banco de México (Banxico), a través de los Agregados Monetarios y Actividad Financiera, el costo promedio del crédito hipotecario de la banca estableció un mínimo histórico en octubre del año pasado, sobre niveles de 9.93%, para iniciar un movimiento de alza en los tres meses siguientes y establecer un promedio máximo de 10.44% en enero de 2021.

Desde ese máximo, el costo hipotecario promedio ha ajustado a la baja 20 puntos básicos, en un periodo en el que coincide con el repunte de las tasas de interés de referencia del banco central, por lo que resulta un poco sorpresiva la corrección a la baja.

Los especialistas consideran que el fuerte repunte en la colocación hipotecaria bancaria en los primeros seis meses del año, recrudecieron la competencia entre los bancos, lo que explica el nuevo ajuste a la baja en el costo del crédito.

Banxico reportó que en julio el nivel mínimo del costo se ubicó en 8.0% (35 puntos básicos menos que en los tres meses previos) en tanto el máximo se estableció en 14.3 por ciento.

Las condiciones del crédito siguen siendo muy atractivas cuando se voltea a ver los costos históricos. Por ejemplo, a principios de los años 2000, el costos promedio era prácticamente del doble que en la actualidad, alrededor del 20%, por lo que continúan estando en niveles muy atractivos. Las tasas de interés son un componente importante en el costo total del crédito pero no es el único, hay que agregar algunos elementos como comisión de apertura, diverso seguros, entre otros.

Para la recta final del año, no se anticipan grandes movimientos en tanto no se vean grandes cambios en las condiciones financieras, principalmente de los bonos de largo plazo.