El financiamiento de la banca a la vivienda (crédito hipotecario) mantiene una constante tendencia de crecimiento, a diferencia del crédito al consumo y a las empresas.

6 No me gusta2

El saldo de la cartera de crédito a la vivienda registró un crecimiento de 3.1% anual real en el mes de julio, mejorando desde un 2.9% en junio, para mantenerse como el único segmento del crédito al sector privado por parte de la banca que crece en 2021, de acuerdo con información del Banco de México (Banxico).

Al interior, el segmento de interés social se mantuvo sin cambios con  una contracción de -18.5%, en tanto el residencial mejoró a un ritmo anual de 4.6% en julio.

En el reporte Agregados Monetarios y actividad financiera correspondiente al séptimo mes del año, el banco central señaló que el saldo de la cartera a la vivienda se ubicó en un billón 32 mil 400 millones de pesos.

En contraste, el crédito al consumo se contrajo -5.8% y el crédito a las empresas y personas físicas con actividad empresarial se ajustó -14.7% en dicho mes, en su comparativo anual. En general, el crédito bancario al sector privado no financiero se contrajo -9.7% anual en el mes reportado.  

Un análisis de Banorte indicó que “esperamos que el crédito bancario mantenga una tendencia de recuperación en los próximos meses. No obstante, no descartamos cierta volatilidad en las cifras ante algunos riesgos para la actividad”.

Agregaron que esperan que “el crédito bancario mantenga una tendencia de recuperación en los próximos meses… tras el mínimo de abril esperamos que el crédito siga con una tendencia al alza en lo que queda del año. Aunque el efecto aritmético es en general positivo, seguimos preocupados por el efecto que podría tener la inflación, considerando que permanece alta y probablemente aumente hacia finales del año, con nuestro estimado en 6.1%. A su vez, esto podría resultar en un menor dinamismo. Sin embargo, y en última instancia más importante, seguiremos atentos a los factores que explican el desempeño, los cuales parecían estar mejorando en conjunto con la recuperación económica”.

Apuntan que siguen analizando la vivienda, con cambios hacia esquemas de home-office y otras disrupciones relacionadas a la pandemia.

En general consideran que el reporte de julio muestra señales positivas en un contexto de deterioro en el panorama epidemiológico, con algunas restricciones impuestas nuevamente. “No obstante, es consistente con las fuertes ganancias en el reporte de empleo del mismo periodo, sugiriendo que la recuperación, al menos en este frente, podría continuar”.