|  

La economía de Yucatán ha sido muy dinámica y supera de forma consistente el desempeño nacional. En los últimos cinco años previos a la pandemia, su ritmo de crecimiento fue cercano al doble del promedio anual que registró el PIB nacional.

4 No me gusta0

Yucatán ha crecido a un ritmo superior a la economía nacional, al menos en los últimos diez años comprendidos entre 2010 y 2019. Sin embargo, en particular, entre 2015 y el año previo a la pandemia mejoró su desempeño respecto al promedio nacional y se ubicó como la cuarta más dinámica de todo el país.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que el Producto Interno Bruto (PIB) del país promedió anualmente un crecimiento de 2.6% entre 2010 y 2019, mientras que la economía de Yucatán hizo lo propio en 3.4%, es decir, su desempeño fue 80 puntos base suprior respecto al PIB nacional.

Durante la década considerada, hubo 12 entidades que presentaron un mejor desempeño que el estado peninsular y otras dos que la igualaron.

Sin embargo, si nos concentramos en el último lustro (2015-2019), se observa una gran mejoría en el desempeño local respecto al promedio nacional.

En primera instancia, el PIB del país ajustó a 1.9% el ritmo promedio anual de crecimiento, en tanto Yucatán lo sostuvo en 3.4%, es decir, durante los cinco años previos a la pandemia mejoró a 150 puntos base su crecimiento por encima del promedio. Incluso, no estuvo lejos de duplicar este ritmo de crecimiento de la economía en su conjunto durante dicho periodo.

A diferencia del comparativo de la década, ahora se ubicó como la cuarta economía estatal con mejor ritmo de crecimiento, superada únicamente por las dos entidades turísticas (Baja California Sur, con un avance promedio de 6.7% anual, y Quintana Roo, 4.5%), además de Baja California Norte que creció 3.8% promedio.

Querétaro y Aguascalientes se han destacado por ser las más dinámicas del país, razón por la que no deja de sorprender que en el último lustro Yucatán superó a estas y otras entidades federativas.

 

Yucatán es considerado el centro financiero, académico, cultural, médico, industrial y comercial del Sureste de México.

 

Sustento regional

Debemos puntualizar que, a diferencia de Chiapas y Tabasco, fueron las economías de Yucatán y Quintana Roo las únicas con crecimiento en la zona del sur del país. “La contracción de la actividad en el Sureste, empero, ha sido continua desde 2015, constituyendo el periodo de recesión más largo que ha presentado la región en al menos cuatro décadas”, señaló el reporte ‘Situación Regional’ de BBVA México.

 

 

Un vistazo al 2021

Todo el año 2020 fue un periodo inédito a raíz de la pandemia del nuevo Coronavirus. De acuerdo con cifras del INEGI y estimados de Citibanamex, la economía nacional se contrajo -8.3% en todo el año pasado. En tanto, la economía de Yucatán se ajustó -7.9%, ligeramente mejor respecto al promedio nacional.

El reporte Indicadores Regionales de Actividad Económica 2021 de Citibanamex, anticipa para 2021 un crecimiento de 5.9% del  PIB local, mejor que el promedio nacional de 5.3% que estima la institución. Asimismo, proyectan que entre 2022 y 2025 la economía de Yucatán crecerá 3.1% como promedio anual, también por arriba del 2.2% que prevén para el país.

 

Economía diversificada

De acuerdo con información del INEGI, el sector servicios (terciario) ha significado entre el 68.7 y el 71.7% de todo el PIB local de Yucatán en las últimas cinco décadas.

En el caso del sector industrial (secundario), su participación en el PIB local se ha venido incrementando progresivamente desde niveles de 23.84% del total al cierre la década de los 80 a cerca del 27% en los años más recientes. Este sector reviste gran importancia, sobre todo el de manufacturas que cada vez gana más terreno en la entidad.

Como contraste, el sector primario ha reducido su importancia, toda vez que su aportación al PIB local bajó de 6.8% a 3.77 por ciento.

La cifras al 2019 indican que los servicios significaron el 69.67% del PIB total, el sector industrial aportó el 26.56% y el restante 3.77% fue aportación del sector primario.

Así como Quintana Roo es una entidad dependiente primordialmente del turismo, en tanto Campeche, Chiapas y Tabasco lo hacen más del petróleo, Yucatán es considerada como el centro financiero, académico, cultural, médico, industrial y comercial del Sureste de México y que se refleja en la elevada participación del sector terciario en la economía global local.

Empresarios de distintos sectores, sobre todo del sector inmobiliario, describen que en Mérida sobreabunda el turismo médico regional, principalmente en las diversas entidades de la Península. De la misma manera, a la capital del estado llegan a estudiar la universidad alumnos de estados vecinos.

 

Crece importancia de la manufactura

Aunque de los tres grandes sectores productivos las cifras oficiales indican que el terciario es el que predomina, cuando se va a detalle por ramos de actividad, entonces sobresale el sector de manufacturas.

Información del gobierno estatal señala que “el sector comercio y servicios es el que más aporta al Producto Interno Bruto estatal, sin embargo, por su contribución a la generación de empleo y su aportación al valor agregado, el sector industrial podría considerarse fuerte en Yucatán y, dentro de éste, la industria manufacturera y la industria de la construcción, las cuales tienen un elevado efecto multiplicador en los demás sectores económicos”.

Debemos reiterar que, a diferencia de otras entidades de la península, donde una sola actividad concentra el mayor porcentaje del PIB local, en Yucatán hay un mucho mayor equilibrio por la diversificación de actividades.

Al 2018, cifras del PIB estatal indican que las cinco actividades que más aportaron a éste fueron: (Fig.1)

 

 

En conjunto, estas cinco actividades económicas aportan el 59.23% del PIB local y confirman la diversificación económica de la entidad.

Asimismo, es importante destacar que dentro del sector de manufacturas, la industria alimentaria es la más importante con un 85% de participación. De igual manera, el crecimiento de la manufactura ha propiciado que desarrolladores institucionales de parques industriales hayan volteado sus ojos al estado.

De acuerdo con la plataforma Datoz, en Mérida, hasta 2020 no había espacios industriales institucionales, pero con la llegada de Amazon y el crecimiento potencial de la entidad, ya se mencionan desarrolladores de talla nacional que estudian comprar reserva de tierra, o bien, ya están por adquirirla para desarrollar espacios especulativos institucionales.

Cabe señalar que Amazon invertirá en el estado para establecer un nuevo centro logístico en el municipio de Umán, el primero en la región sureste, lo que se traducirá en una mayor derrama económica y la creación de más y mejores oportunidades de trabajo para los yucatecos.

A mediados de diciembre de 2020, el gobernador Mauricio Vila Dosal y directivos de la multinacional anunciaron la realización de este nuevo proyecto de inversión, que reitera al estado como un atractivo polo logístico para la llegada de empresas de talla mundial.

Por la suma de todo lo anteriormente mencionado, muchos negocios están poniendo sus ojos en Yucatán como oportunidad de inversión. 


Texto Ricardo Vázquez

Foto: Real Estate Market & Lifestyle