Actualmente, todas las instituciones están abiertas al crédito, sin embargo, no se atiende a todo el mercado; la mayoría solo a los asalariados. Además, cada vez hay más participación de economías no tradicionales, de ingresos complementarios, ingresos mixtos, pero la necesidad de tener una casa es permanente.

27 No me gusta7

Actualmente, todas las instituciones están abiertas al crédito, sin embargo, no se atiende a todo el mercado; la mayoría solo a los asalariados. Además, cada vez hay más participación de economías no tradicionales, de ingresos complementarios, ingresos mixtos, pero la necesidad de tener una casa es permanente.

El que tú seas empleado con nómina, o bien un profesionista independiente –por ejemplo, un médico, comerciante, que tengas una parte de nómina y adicionalmente otros ingresos porque tu esposa trabaja, o están asociados en tal o cual cosa–, no cambia el que puedas, quieras o tengas el interés de adquirir una propiedad.

Aquí es donde el desafío es brutal, porque llevamos más de 10 años en donde se le ha dicho a este segmento de personas: “tú no eres sujeto de crédito”, “tú no puedes acceder a un financiamiento hipotecario, porque no tienes un mecanismo de comprobación de ingreso tradicional”.

Por ello, el reto que tenemos como institución, en cada mercado, es decirles: “Sí hay oportunidades”, “tenemos mecanismos para evaluar y determinar una capacidad de pago, acorde a lo que te serviría para comprar la casa que realmente necesitas”.

La importancia de este segmento es que, prácticamente, resulta igual o hasta más grande que el formal. Además, con el crecimiento demográfico, incorporándose gente joven en condiciones de comprar casa, donde los millennials ya no quieren ser empleados, de nómina, sino emprendedores y ser su propio patrón, crece considerablemente el mercado no tradicional.

En lo particular, tenemos una proporción muy alta de clientes que son asalariados, alrededor del 60%, pero que tienen ingresos adicionales; como un negocio aparte u otra fuente familiar complementaria; que les permite tener un mayor monto de crédito.

 

Real Estate,Real Estate Market &amp; Lifestyle,Real Estate México,Crédito Hipotecario,Comprar,Rentar,La necesidad de tener una casa no cambia, Gonzalo Palafox, Director General Adjunto de<br />Desarrollo de Negocios de ION. Gonzalo Palafox, Director General Adjunto de
Desarrollo de Negocios de ION.

 

Soluciones hipotecarias

Hace 25 años, los créditos hipotecarios eran solo para comprar casa o departamento, y te tenías que quedar en ese inmueble permanentemente o hasta terminar de pagar el financiamiento. No había forma de cancelar la hipoteca, era complicado y no había alternativas.

La visión de las personas en ese tiempo era: si voy a comprar la casa a través de crédito, es la casa en donde voy a estar toda la vida. Sin embargo, el mercado ha evolucionado, así como la movilidad de las personas, ya sea por necesidad de cambiar de trabajo o por cualquier otra razón; ahora es sumamente sencillo vender una propiedad aunque tengas una hipoteca, porque simultáneamente puedes hacer el proceso de venta y cancelación de la misma. De inmediato puedes conseguir otro crédito hipotecario para comprar en tu nuevo destino de residencia; esa facilidad también ha ido evolucionando, porque ahora el crédito no tiene que ser para siempre.

La cultura respecto del crédito hipotecario y sus beneficios, sigue aún sin permear a toda la población. Existe desconocimiento o ideas erróneas al respecto. Para mí, el crédito hipotecario es obtener tu ahorro hoy (tu ahorro a valor presente); cuántos años pensabas ahorrar para comprar esa casa, unos 10 o 15, pues toma tu ahorro hoy para comprar la casa, resuelve tu necesidad ahorita, y lo vas pagando en mensualidades a través del crédito.

Como parte de esa cultura, hay mucha gente que hoy ya tiene una propiedad, inmuebles en muy buenas condiciones que les proporcionan plusvalía. Ahora también tienen la oportunidad de hacerlos más productivos y generar valor, mediante un crédito de liquidez.

A través de esta opción de crédito hipotecario, se puede inyectar  capital fresco al negocio de la persona, comprar equipo o materia prima si necesitan expandirse, o para cualquier otra necesidad, porque el destino de los recursos es libre. Visto de otra manera, a través de un crédito de liquidez se puede obtener recurso razonablemente barato y a largo plazo; es decir, en mejores condiciones que un préstamo como empresa, que son a plazos más cortos o mucho más baratos que uno personal o crédito al consumo.

También, este tipo de financiamiento se puede usar para consolidar las deudas que puede tener una persona, y mejorar su propio flujo de efectivo. Asimismo, puede tener como destino la educación universitaria de los hijos o eventos extraordinarios.

Como empresa, buscamos que la gente le dé un uso productivo a su propiedad, a través del crédito de liquidez; aunque el destino de esos recursos es completamente abierto.

 

Buscamos que la gente le dé un uso productivo a su propiedad, a través del crédito de liquidez.

 

Oportunidad de financiamiento

Aunque hemos vivido un entorno de incertidumbre, la confianza debe de permear. Sobre todo en el mercado hipotecario, en sus productos y en las instituciones profesionales como ION, por lo que hay oportunidad de crédito hipotecario para todo tipo de personas, las tradicionales asalariadas que atienden los organismos públicos de vivienda y la banca; también hay empresas dispuestas a financiar a personas con un perfil desconocido, con ingresos variables, que no son completamente asalariados.

Hay empresas dispuestas a invertir en ese sector y complementar las oportunidades de financiamiento hipotecario, y que si las personas generan ingresos legales en empleos no asalariados, no sean excluidas de esta oportunidad. 

 


Texto Gonzalo Palafox, Director General Adjunto de Desarrollo de Negocios de ION.

Foto: F. AXEL CARRANZA