El mercado de crédito hipotecario mexicano ha demostrado su buen desempeño en etapas difíciles. Ha probado que funciona bien. Pensando en el futuro con un nuevo gobierno, no hay que meterle mano.

La industria hipotecaria en México funciona bien. No hay nada en el horizonte que vislumbre algún cambio en su estructura o en su política que altere la tendencia positiva que lleva desde que la banca regresó a otorgar este financiamiento.

No se percibe nada en el escenario que genere inquietud, algo que haga pensar que si entra tal o cual política esto se va a descarrilar. Los mensajes que se han observado por parte del futuro gobierno han sido a favor del mercado.

Ya probamos con mucho éxito haber sorteado la crisis financiera global de 2008-2009, con efectos inclusive de recesión interna y gran volatilidad en los mercados financieros. En dicho periodo las carteras hipotecarias lo resintieron en su crecimiento, pero se mantuvieron muy sanas, con un desempeño muy lejano a la situación adversa que vivieron diversos mercados internacionales como Estados Unidos o España, entre muchos más.

En mi visión, tenemos un mercado muy sano y sólido. Entonces, si no está descompuesto, no le metan mano. Digamos que si funciona bien, lo seguirá haciendo.

 

Crédito Hipotecario,Todo funciona bien,Ricardo García Conde, Director Ejecutivo de Crédito Hipotecario y Automotriz de Citibanamex, Ricardo García Conde. Ricardo García Conde.

 

Buena visión

Desde el punto de vista coyuntural —posterior a la culminación del periodo electoral— los mensajes que ha dado la futura nueva administración han sido muy mesurados, en pro del mercado, sin despegarse del guión. Esto genera una perspectiva positiva.

También considero que se ha hecho un cierto cierre de filas. Habría que leer dos anuncios que ya se dieron en el sentido que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) para que sea manejada por un urbanista, eso dice muchísimo; y respecto al posible director del Infonavit, también se ha anunciado que es una persona con una formación en el mismo sentido de planeación, lo que se debe interpretar como una señal de reordenamiento, que buena falta nos hace.

Pero falta por despejar la variable del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que ha mostrado ser mucho más relevante de lo que originalmente habíamos anticipado todos. Me parece que todavía hay que despejar esa expectativa.

Otro elemento positivo es que hoy menos que nunca observamos problemas de liquidez en el mercado hipotecario nacional, donde la circunstancia de corto plazo no ha sido falta de recursos, por el contario, Infonavit reporta cifras récord de liquidez y donde los bancos están completamente dispuestos a prestar.

Considerando que hay disponibilidad de recursos y pareciera que el mensaje del futuro Gobierno Federal para el sector es de reordenamiento, en términos de expectativas por ahora nada suena mal. Otra cosa sería especular.

 

Aprovechar mercado

Dada la tendencia de mercado y las circunstancias de corto plazo, las recomendaciones que podemos hacer en el contexto que vivimos, plantearía dos muy importantes.

1. Dinamismo de la portabilidad hipotecaria. Luego de un par de años en que la portabilidad hipotecaria tuvo mucha dinámica, la brecha de tasas de interés se cerró, pero debe quedar por ahí una porción de clientes que están pagando tasas superiores al 13% que no han estado conscientes de que tienen esta posibilidad para mejorar su hipoteca.

Me parece que si no lo hicieron antes, desperdiciaron una oportunidad, pero también si no lo hacen ahora, la volverán a desperdiciar. En mi óptica, me parece poco probable que las tasas de interés hipotecarias bajen en el mediano plazo. Más bien se perciben algunas presiones para que suban un poco más, por lo que considero que hay una buena oportunidad para hacerlo antes del final del año.

 

No es lo mismo endeudarse a 12 meses sin intereses que hacerlo con una vivienda que sube de valor.

 

Tampoco creo que en 2019 vayan a presentarse condiciones muy distintas a las que hoy vemos, por eso hay que aprovechar la oportunidad que continúa siendo vigente.

Como prueba de lo anterior, en el caso de Citibanamex, lanzamos una campaña que originalmente era temporal y que continúa vigente al día de hoy.

2. Niveles de endeudamiento. La segunda recomendación tiene que ver con cuidar los niveles de endeudamiento. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financiero (Condusef) ha hecho algunos señalamientos en la parte de consumo al respecto.

No es lo mismo endeudarse a 12 meses sin intereses que hacerlo con una vivienda que sube de valor. Contar con la disciplina para mantener sanas las finanzas personales es indispensable. Cuando se tiene ésta y se pasa por algún evento financiero que está fuera de nuestras manos —lo que genera volatilidad financiera—, ello no afectará la cartera o presupuesto de la persona que tuvo la precaución de mantener la salud de sus finanzas personales.

Considero incluso que conviene cuidarlas aún más, porque se ha visto un ligero incremento en el nivel de endeudamiento de la gente y de las familias.

Siempre es importante cuidar las finanzas personales. Hacerlo antes de solicitar un crédito hipotecario para tener mayor capacidad de respuesta ante el endeudamiento, como durante la vida de un crédito y no verse en riesgo de dejar de pagar el financiamiento que nos permitió acceder a un cierto patrimonio, es indispensable.


Texto Ricardo García Conde, Director Ejecutivo de Crédito Hipotecario y Automotriz de Citibanamex

Foto: BANAMEX

Este artículo fue publicado en: