El mercado inmobiliario presenta grandes oportunidades. Para los bancos de nicho —como el nuestro— se presenta una ventana muy grande de oportunidad para financiar el desarrollo de los empresarios del sector.

A pesar de toda la incertidumbre que vivió el país al arranque de año, hemos visto mucho apetito por parte de nuestros acreditados y clientes para continuar financiándose.

Como institución, nos pusimos como meta —para este año— financiar 9,000 millones de pesos y hasta el séptimo mes vamos en línea para conseguirlo. Vislumbramos sin problema poder llegar a fin de año a nuestro objetivo de colocación, lo cual nos permitirá lograr una situación más importante dentro de nuestro sector, que no necesariamente se mide por tamaño, sino por la rentabilidad y la capacidad de adaptarse.

Actualmente somos el quinto banco dentro del sistema financiero en materia de crédito puente inmobiliario y mantendremos esta posición con diversas estrategias. Al cierre de junio, nuestra cartera del banco en crédito puente se ubicó en 5,886 millones de pesos, superados únicamente por BBVA Bancomer, Santander, BanRegio y Banorte.

 

Leonardo Arana de la Garza Director General de Banco Inmobiliario Mexicano Leonardo Arana de la Garza Director General de Banco Inmobiliario Mexicano

 

Diversificación de fondeo

 

Si bien la meta de colocación crediticia para todo el año fue agresiva y retadora, creo que será alcanzable; ello nos dará una plataforma robusta de crecimiento sostenido para el próximo año.

El sector se ve muy positivo; ha traído una dinámica benigna a una economía que si bien a inicio de año empezó a sufrir cierto tipo de inquietudes sobre el futuro inmediato, hoy en día lo vemos extraordinariamente consolidado desde el punto de vista de la certidumbre y una seguridad con prudencia.

Para los desarrolladores, 2017 no ha sido fácil. Diversas materias primas se han incrementado, junto con la mano de obra, pero en cuanto a tasas de interés, los bancos hemos sido eficientes y somos los que menos impacto hemos tenido sobre el proceso productivo.

 

Estrategia con objetivos

 

Las tasa de interés la hemos sorteado de manera muy eficiente. El banco, como parte de la estrategia fundamental que implementamos, viene diversificando las fuentes de fondeo con el objetivo de bajar el costo y traducirlas en tasas de interés competitivas para nuestros clientes.

La primera fuente de fondeo natural es la captación bancaria. Para nuestra entidad se ha vuelto una estrategia fundamental y prioritaria para bajar el costo de fondeo; hoy en día contamos con más de 2,000 millones de pesos (mdp) en depósitos de nuestros clientes. Este es un tema fundamental por la confianza que nos han mostrado.

Consideramos como nuestro principal socio a la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), al reinstalarnos una línea de crédito revolvente por 2,500 mdp, lo cual nos brinda la oportunidad de seguir creciendo de una manera importante en los próximos años.

Asimismo, al inicio de agosto salimos por primera vez al mercado de valores a colocar certificados bursátiles al realizar una emisión de 500 mdp; esto nos permite la posibilidad que el mercado nos conozca más y genere valor al banco con una mejor calificación. Esta diversificación inteligente del fondeo nos permitirá mantener tasas de interés competitivas.

Sobre el futuro, el reto fundamental será seguir participando en la captación e incrementarla de 2,000 a 3,500 mdp. Mientras que en materia de cartera de crédito, la meta es posicionarla a niveles de 15,000 mdp al finalizar 2018.

Otro reto será complementar productos y servicios. Algunos los consolidaremos —como la parte fiduciaria— en la que hoy en día participamos de una manera importante, pero pretendemos crecer en el segmento de fideicomisos.

En la parte técnica, finalmente, desde la visión de la banca electrónica, buscaremos atender vía diferentes canales de distribución a nuestros clientes, ya que se han convertido en un brazo de colocación y contacto consolidado.

 


Texto Leonardo Arana de la Garza

Foto: Real Estate Market & Lifestyle