Con el funcionamiento de este proyecto, autoridades aseguran que habrá un ahorro de hasta 560 millones de pesos anuales en la producción de fármacos.

0 No me gusta0

Con el funcionamiento de este proyecto, autoridades aseguran que habrá un ahorro de hasta 560 millones de pesos anuales en la producción de fármacos.

La inversión que realiza Sanofi Pasteur, para la construcción de una planta de última generación especializada en vacunas, en el Estado de México, podría denominarse como un novedoso esquema de colaboración de una empresa privada con las autoridades mexicanas.

Bajo este esquema, el gobierno mexicano tendría un ahorro de hasta 560 millones de pesos anuales durante los siguientes 15 años, porque los precios por unidad se reducirían significativamente al realizarse la producción en México. Además, la planta de Cuautitlán Izcalli permitiría responder en el futuro en casos de necesidad de vacunas a gran escala.

El plan incluye la transferencia completa de tecnología, desde la capacitación hasta los procesos necesarios. Y se prevé que las primeras dosis de vacunas contra la influenza hechas en la planta, se entreguen en el 2024, de acuerdo con información del columnista Carlos Mota de El Heraldo de México.

La inversión de Sanofi es de alrededor de 129 millones de euros; se generarían más de 170 empleos directos y 600 indirectos; y se prevé que aumente el potencial del país como productor y exportador de vacunas al resto de América Latina.