Según la CAFI de ese país, posiblemente el nivel de antes de la pandemia se podría ir alcanzando hacia el último trimestre de 2021 (3T21).

2 No me gusta0

Los Fondos Inmobiliarios en Costa Rica se vieron afectados tanto por la crisis provocada por el Covid-19, como por las medidas de emergencia aplicadas por el Gobierno de ese país para apoyar la estabilidad de los inquilinos de algunos sectores económicos.

En 2020 cayeron la ocupación, ingresos por rentas y rendimientos, por lo que el 2021 será un año de recuperación que podría ser positivo.

Se prevé que en ese país no se crearán nuevos fondos inmobiliarios, más bien se dará una recuperación y fortalecimiento de los existentes, además de un crecimiento moderado en adquisiciones de inmuebles, principalmente en el segundo semestre.

“Conforme continúe la recuperación económica, dichos arreglos entrarán en la fase del repago a los fondos, esto implica que veríamos aumentos importantes en los ingresos mensuales de alquiler de los fondos, aunque posiblemente el nivel de antes de la pandemia se podría ir alcanzando hacia el último trimestre. La velocidad también dependerá de que el país firme pronto un acuerdo con el FMI”, afirmó Víctor Chacón, Director Ejecutivo de la Cámara de Fondos de Inversión (CAFI).

El impacto a las Sociedades de Fondos de Inversión Inmobiliarias (SAFI’s) durante 2020 fue en alquileres mensuales, cayendo de 17 mil 700 millones de dólares en marzo a un promedio de 14 mil 800 en diciembre de 2020, lo que implicó una caída de 16.3% entre esos dos periodos.

El ajuste fue debido a arreglos de pago concedidos a inquilinos, a los que se les permitió pagar menos durante los meses de la pandemia, mientras, que se registra una leve desocupación de inmuebles.

En Costa Rica, las SAFI’s son las grandes tenedoras de inmuebles. Compran activos principalmente para ofrecer los espacios en renta y, de ella, pagar un rendimiento a sus inversionistas.

Por otra parte, se prevé que las SAFIS tengan dificultades para vender inmuebles, ya que es posible que no se logren colocar al precio registrado en valor en libros, debido a la misma inestabilidad del mercado.

Sin embargo, la diversificación de sus portafolios y la baja cantidad de metros cuadrados que mantiene el Fondo en el sector comercial disminuyó la afectación, ya que la concentración de inmuebles comerciales no supera el 7% de su portafolio de activos.

En tanto, la ocupación de inmuebles de INS Inversiones SAFI se mantuvo por encima del 90% en 2020, por lo que los ajustes que realizaron fueron pocos y transitorios.

Por su parte, Grettel Fallas, Gestora de Portafolio Inmobiliario Prival Sociedad Fondos de Inversión señaló que la adquisición de activos irá de la mano con el retorno de la confianza en el crecimiento económico y con ella regresarán los inversionistas. Esperamos reactivación en sectores dinámicos como zonas francas, bodegas y ofibodegas.

“Con la reactivación y la vuelta gradual a la normalidad, los fondos deberán adecuar sus espacios para apoyar a los inquilinos centrados en la salud de las personas. Por ejemplo, ampliando espacios entre colaboradores, elevando la calidad y modernización de los aires acondicionados, y una tendencia a los espacios más abiertos. La industria deberá identificar nuevos sectores que pueden abrirse con las tendencias de nearshoring, lo que abre oportunidades de nuevas industrias multinacionales demandando espacios en el país, principalmente zonas francas. También deberá explorar nichos en vivienda, salud y otros”, termina Chacón.

Con información de Inversión Inmobiliaria de Costa Rica.