Analistas del mercado inmobiliario también apuntan que este nuevo año es muy positivo para la compra de viviendas en el país.

3 No me gusta1

Comprar casa este 2020 está en la mente de millones de mexicanos, es por eso que el sector inmobiliario mantiene su atractivo para los inversores del país.

Este sector es uno de los que sufre continuos vaivenes en función de la evolución del resto de sectores de la economía o de las decisiones gubernamentales y este año no es la excepción cuando los propietarios de viviendas lo tendrán más fácil para vender casa, ya que este mercado no ha dejado de crecer y la demanda de viviendas parece que continuará con una senda de crecimiento sostenido. 

A lo largo y ancho de México el crecimiento y desarrollo del sector inmobiliario registrará un repunte más elevado, como en zonas turísticas como: Baja California, Mérida, la Riviera Maya o la Riviera Nayarit. 

Los compradores de esta zona buscan una segunda residencia para sus periodos vacacionales o días de descanso. 

Por su parte en lugares como Querétaro y en Guadalajara también existe una elevada demanda de vivienda que se está traduciendo en el desarrollo de multitud de proyectos inmobiliarios en la zona, con un gran protagonismo del desarrollo vertical orientado a un comprador de perfil medio de la sociedad. 

El mercado inmobiliario en el país también apuesta este año a lo sostenibilidad y los compradores cada vez tienen más en cuenta el impacto que sus viviendas tienen en el medio ambiente y los empresarios del sector están dando pasos hacia esta dirección.  

Es por eso que actualmente se encuentra ene el mercado inmobiliarias que incluyen sistemas de recolección de agua, certificaciones verdes que garantizan la sostenibilidad ambiental de las viviendas, el uso de paneles solares para abastecer de energía a las viviendas o construcciones inteligentes que gestionan de forma ahorrativa los recursos. 

Asimismo, la evolución de este sector se comenzará a ver este 2020 con el desarrollo de proyectos residenciales mixtos. Una tendencia que aboga por el desarrollo inmobiliario mixto en el que no solo se crean urbanizaciones de viviendas para los ciudadanos sino el resto de servicios que necesitan para evitar tener que pasar muchas horas en el carro para realizar cualquier compra.