El manejo de datos, información, conocimientos, así como componentes predictivos de Inteligencia Artificial (IA), robótica, 5G, serán fenómenos relevantes a futuro.

1 No me gusta0

Según un análisis de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para el año 2050, 68% de la población mundial estará completamente dentro de una dinámica de urbanización.

Aunado a lo anterior, se espera una expansión de la población que desafiará los recursos de las ciudades, el abastecimiento energético, provisión de bienes y materias primas, así como una alza en las emisiones de CO2, que apuntará hacia una planificación del tráfico de automóviles, la prestación de servicios sanitarios, además de la necesidad de contar con un servicio de seguridad para quienes residan en las ciudades.

En la dinámica de la planificación y administración de las ciudades, el uso eficiente de los recursos, aplicación de nuevas tecnologías y la transición de ciudades tradicionales a ciudades inteligentes o smart cities, se requerirá una evolución en la gobernanza (un nuevo gobierno local más ágil), así como la toma de decisiones trasversales para el desarrollo urbano.

Aquí será de gran relevancia la correlación entre los datos, información, conocimiento y la inteligencia, que genere componentes predictivos de Inteligencia Artificial (IA), robótica, 5G y otros fenómenos relevantes relacionados con la tecnología.

Nuevas necesidades

Tomando en cuenta la amplitud de las ciudades en Latinoamérica, se necesitará contar con soluciones de fácil acceso, flexibles y escalables, que permitan una comunicación más ágil incluso a través de dispositivos en movimiento o en lugares remotos, así como una multiplicidad de conexiones simultáneas con el uso de infraestructura que garanticen calidad de vida a ciudadanos, eficacia de recursos y la participación ciudadana.

Para ello, se requerirá una conectividad inalámbrica punto a punto y punto multipunto que permiten que las redes sean más seguras, con mejor videovigilancia y seguridad pública, operables en condiciones climáticas extremas, con alta tolerancia a interferencia, que puede habilitarse como una plataforma multiservicio.

“Las conexiones inalámbricas proporcionan una alta flexibilidad y escalabilidad, permitiendo iniciar con un piloto hasta llegar a un gran despliegue de herramientas y servicio que permiten compartir en un punto de presencia la conectividad inalámbrica entre múltiples servicios; las Smart Cities necesitarán un sistema de video seguridad o CCTV, analítica de video, telemetrías de polución – tráfico – ruido sonoro, zonas WIFI, zonas para videconferencias, control de estacionamientos, control de manejo de basura, agilidad en el transporte público, que a través de conexiones inalámbricas se interconectan para lograr un rendimiento confiable de las ciudades”, explicó Carlos Duque, CEO técnico en Infinet Wireless Latam.

Con información de Tynmagazine.com