El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, señaló que ambas edificaciones cuentan con todos los proyectos para ser construidos.

8 No me gusta0

Los proyectos Grand Island y RIU Riviera Cancún, que han generado controversia por su impacto ambiental, cuentan con autorizaciones hechas por dependencias federales durante el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador, “se cumple con lo que la ley pide hoy”, aseguró el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González.

Luego de que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) propusiera la edificación de complejos hoteleros en otras regiones turísticas del país y llevar los proyectos RIU Riviera Cancún y Grand Island, a destinos turísticos donde hace falta nueva inversión hotelera, el mandatario estatal, señaló que estas declaraciones hechas por Fonatur, “atentan con la certidumbre jurídica, que es esencial para la atracción de nuevas inversiones, y añadió que “habrá que privilegiar el respeto a la ley y respeto a la certeza jurídica en Quintana Roo, más allá de un comentario de tipo mediático”.

Asimismo dijo que buscará una reunión con Rogelio Jiménez Pons, director de Fonatur, para conocer las inquietudes expresadas en torno a la sobredensificación en Cancún: “Habrá una revisión de cualquiera de estos dos proyectos”.

Por su parte, Marisol Vanegas, secretaria de Turismo en Quintana Roo, afirmó que los desarrollos Grand Island y RIU Riviera Cancún no tienen impedimento alguno para concluir sus obras y subrayó que Quintana Roo es una entidad que siempre ha estado muy ocupada, generando confianza y certeza en las inversiones.

Del mismo modo detalló que el instrumento para determinar la capacidad de un área turística son los Programas de Desarrollo Urbanos Municipales; “en Grand Island y RIU Riviera no hay problemas de violación a esa normatividad establecida. Mientras nuevos proyectos no violen los programas, no hay impedimento para construir más cuartos”.

Con información de El Economista