Esta situación representaría, durante un primer año, canalizar dos millones de pasajeros al aeropuerto de Toluca; es decir, una cuarta parte de su capacidad actual.

0 No me gusta0

Esta situación representaría, durante un primer año, canalizar dos millones de pasajeros al aeropuerto de Toluca; es decir, una cuarta parte de su capacidad actual.

IDRA y ADHOC, dos consultorías expertas en temas de aviación, proponen que, por medio de un decreto y diversos incentivos, se traslade una parte del tráfico aéreo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), actualmente saturado, al Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), lo que representaría, durante un primer año, canalizar dos millones de pasajeros, es decir una cuarta parte de su capacidad actual.

En principio, se buscó una pronta solución para disminuir la saturación de servicios aéreos en el valle de México, en tanto se terminaba de construir el cancelado aeropuerto de Texcoco. Los aeropuertos analizados fueron Toluca (donde únicamente operan Viva Aerobus, Interjet y la venezolana Conviasa), Querétaro, Puebla y Cuernavaca.

En el avance de la asesoría se señala que de implementarse dichas medidas en Toluca, (Plan Toluca), aumentaría mucho el atractivo para las aerolíneas y pasajeros, cabe subrayar que los resultados  de las propuestas deberán ser evaluados por las nuevas autoridades y tomar las acciones que consideren pertinentes para echar a andar su propuesta de sistema aeroportuario en el centro del país.

En el apartado de opciones básicas para que Toluca opere como un aeropuerto complementario al AICM, elaborados por dichas compañías, se menciona: “que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por regulación, decrete qué tráficos aéreos tienen que ser derivados al AIT. En algunos sistemas aeroportuarios se ha optado por esta medida, distribución de tráficos aéreos entre un aeropuerto en función de si es nacional o internacional, tiempo de vuelo de la ruta, perfil de compañía aérea, etcétera”.

En cuanto al  tema de incentivos se propone que “lo más efectivo sería aplicar un descuento relevante en la tarifa de uso aeroportuario (TUA), mínimo de 40%, con lo cual, a mediano plazo, si se consigue movilizar un volumen importante de tráfico el balance económico para el aeropuerto podría ser positivo”.

Las empresas tienen un contrato de asesoría con la terminal capitalina para la implementación de un programa de mejora y optimización de sus operaciones (de agosto a diciembre del 2018 pagaron 11.2 millones de pesos, de enero a julio del 2019 pagaron 11.5 millones de pesos, de los 19.2 millones que están comprometidos, y en enero del presente año para finiquitarlo tendrán que pagar 1.5 millones de pesos más).