La industria de la construcción presentó en septiembre su segundo mes consecutivo con una tasa de crecimiento negativa, lo que está determinando un crecimiento por abajo de la economía en su conjunto.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalaron que en el noveno mes del año en curso el sector experimentó un retroceso a ritmo anual de -0.7%; en agosto se reportó un ajuste de -1.6% anual.

De esta manera, durante los tres primeros trimestres del 2018 el sector construcción reportar un crecimiento de 1.6% respecto al mismo periodo del año pasado. Cifras preliminares del INEGI indican que la economía en su conjunto, medidas por el Producto Interno Bruto (PIB) creció 2.2% en el mismo periodo.

El principal motor de crecimiento del sector en los últimos año ha perdido fuerza, toda vez que la edificación reportó en septiembre una contracción de -2.7% en términos anuales. En contraste, por primera vez en cerca de tres meses la construcción de obras de ingeniería civil presentó una cifra positiva en cuanto a crecimiento, a ritmo de 1.8% respecto al mismo mes del año pasado; finalmente, los trabajos especializados repuntaron 6.5% anual en el mes.

Como la inversión en edificación es casi en su totalidad del sector privado, el reporte negativo de agosto y septiembre reflejan el debilitamiento del gasto en inversión en la construcción residencial.

En este sentido, analistas de Invex advierten que “el persistente escenario de incertidumbre en el sector privado ante una agenda económica incierta del nuevo gobierno lastrará la inversión”.