Por ejemplo, con el recién aprobado Plan de Infraestructura, y siempre que nuevas variantes del covid no generen incertidumbre en los sectores. 

5 No me gusta0

La economía de México crecería un 2.6% en el 2022, que se apoyaría en las mejores condiciones que presente Estados Unidos, por ejemplo, con el recién aprobado Plan de infraestructura, y siempre que nuevas variantes del covid no generen incertidumbre en los distintos sectores. 

En este sentido, el Producto Interno Bruto (PIB) del país cerraría el 2021 con un crecimiento de 5.8%, por lo que México extenderá la recuperación al próximo año a un ritmo modesto, superando los niveles pre-pandemia hasta el 2023, señalaron analistas de Ve por Más (Bx+) en conferencia de prensa.

Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Ve por Más, indicó que en los años siguientes el país crecerá arriba de su potencial (~1.8%), particularmente en el 2022 y el 2023. 

Agregó que ve puntos negativos a causa de los cuellos de botella en la producción vigente, al menos, hasta mediados de 2022, y por la incertidumbre local, bajo gasto de capital público, además, se seguirá limitando la Inversión Fija Bruta (IFB), que necesita un 18 o 19% para apoyar el crecimiento de la economía. 

Mencionó también que la inflación puede endurecer las condiciones financieras, afectando la recuperación del consumo e inversión, incluso ésta llegaría al 7%, mencionaron los especialistas durante el webinar ‘Tendencias Bx+: Más allá de la reactivación’. 

Añadieron que Estados Unidos crecería arriba de potencial en los próximos años, con una industria impulsada por el consumo, la reposición de inventarios y el Plan de infraestructura, que aportará 500 mil millones de dólares (mdd) extra para los próximos ocho años en caminos, puentes, energía o transporte público.

 

Perspectivas para consumo frecuente  

Para Marisol Huerta M., analista de consumo minorista en Bx+, este sector también presentará condiciones de recuperación el próximo año en el país, con mejores perspectivas en la confianza del consumidor y del sector turístico, aunque consideró que existirá un consumidor con menor poder de compra. 

Añadió que actividades que no se realizaban debido al confinamiento, como los conciertos, deportes y las reuniones familiares, motivarían un mejor volumen para las compañías de retail en marcas de bebidas. En tanto que los autoservicios verían mejores números apoyados en precios bajos y uso de marcas propias. 

Seguirá la fortaleza de ventas e-commerce en el 2022, que mostró un crecimiento inesperado a raíz de la pandemia, debido a que un gran número de consumidores se acostumbró a comprar vía online y seguirá cuidando su salud, lo que no descarta la vuelta de otros compradores a los centros comerciales.