Estos cambios se han traducido en una menor demanda de materias primas y, a su vez, se ha reflejado en una importante disminución en el crecimiento de los precios.

Estos cambios se han traducido en una menor demanda de materias primas y, a su vez, se ha reflejado en una importante disminución en el crecimiento de los precios.

Según información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en julio los precios productor de la industria de la construcción crecieron a un ritmo anual de 2.01%, el nivel más bajo en varios años. Y es que la debilidad de la industria de la construcción se ha traducido en una menor demanda de materias primas y a su vez se ha reflejado en una importante disminución en el crecimiento de los precios de estos insumos.

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO), este sesgo se explica por contracción de la demanda:

1. El ciclo recesivo, que actualmente se encuentra experimentando la actividad productiva de la industria de la construcción, se ha traducido en una reducción en la demanda de materiales e insumos para la construcción.

2. La contracción de (-) 16.4%, en términos reales, en los montos destinados a la inversión física presupuestaria durante el primer cuatrimestre de 2019, reduce o posterga el número de proyectos de infraestructura que potencialmente incrementarían la demanda de insumos.

3. Las tasas de interés que se han mantenido relativamente altas e inhiben la realización de nuevos proyectos de construcción con capital privado.

4. Un factor adicional fue el descenso registrado por el “commoditie aleación rolada en caliente” en los mercados internacionales del acero, el cual registró una caída en su precio de 41.1% a tasa anual de junio de 2018 contra junio de 2019.

En opinión del CEESCO, si la actividad productiva de la industria de la construcción repunta durante el segundo semestre del presente año (como lo esperamos), entonces el crecimiento de precios en los insumos de la construcción se ubicaría en un rango de entre 3 a 5% anual en 2019. En caso contrario, podría registrase hasta una deflación”.